martes, 19 de noviembre de 2019

domingo, 17 de noviembre de 2019

La calle Pimienta de Sevilla.



La calle estrecha de la Pimienta se encuentra en el popular y archiconocido barrio de Santa Cruz de Sevilla, típica y con encanto la cual conserva aún azulejos judíos por donde se encontrará usted un día cualquiera con un montón de curiosos turistas que todo se lo patean. Una calle donde vivieron personajes de la talla como la gran actriz de teatro del siglo XX Doña María Guerrero, el torero Currito de la Cruz o el conocido canónigo de la Catedral Don José Sebastián Bandará.

Según la leyenda y no un servidor, cuenta que en esta calle vivía un importante comerciante judío de especias que no estaba en su mejor momento. Por eso atribuía el comerciante a Dios su mal momento hablando bastante mal de él, hasta que un caballero pasando por el sitio lo escucho y le reprendió. Fue entonces cuando el comerciante se dio cuenta de su metedura de pata y empezó a llorar brotando de sus ojos plantas de pimienta.

También hay otra curiosa leyenda que dice, que el comerciante judío estaba más que convencido de que Dios nunca recurriría a la pimienta ante una situación de hambruna. Pero cambió de pensar cuando le apareció un árbol de la pimienta en su patio. Por eso la bautizó con en nombre de calle Pimienta.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Los sevillanos Leones del Congreso de los Diputados.



Los curiosos leones del Congreso de los Diputados como algunos sabrán y otros no, son más sevillano de lo que se creen. Unos leones que son conocidos con los nombres de Daoiz y Velarde en honor a estos dos héroes de la Grerra de la Independencia y que explicaremos su interesante historia.

Todo en empezó en 1850, cuando la Reina Isabel II inauguraba el Congreso de los Diputados, en cuya entrada estaba dos farolas que por lo visto no pegaban ni con cola. Por eso se propuso sustituirla por dos leones que dieran otra imagen de grandeza a España, la que actualmente no tiene ninguna.

Los primeros leones fueron encargado al escultor Ponciano Pinzano (que tiene una rima con mucha guasa), artista zaragozano que los realizó en yeso recubiertos de pintura en color bronce, los que por las inclemencias del tiempo se deshicieron. Por eso se encarga unos segundos leones a José Bellver, por estar el prestigio de Ponciano por las nubes, que al estar tan poco conseguidos se retiraron y hoy se encuentran en los Jardines de Monforte de Valencia. Siendo de nuevo encargados los leones a Ponciano, el que está vez los hizo con mucha más expresión con cañones fundidos de la Batalla de Was-Ras, en la Grerra de África en la Real Fábrica de Artillería de Sevilla en 1865.

Como curiosidad comentar, que los moldes de los leones se quedaron en la Real Fábrica de Artillería de Sevilla hasta el año 2009, que pasaron al bello edificio de Capitanía en la maravillosa Plaza de España.

domingo, 10 de noviembre de 2019

El origen del Olé.


El origen del empalagoso Olé, todo un signo en la cultura española se asocia como ya saben a los toros o al flamenco. Aunque hoy cualquier estúpido hace algo y ya le dicen Olé.

Muchos investigadores son los que afirman que Olé viene del griego, del verbo ololizin que designa el grito ritual de júbilo de duelo, gritos que se asociaban al dolor (un estilo a los de hoy en España hacia los políticos golfos). Aunque también hay otros investigadores que afirman que procede de un episodio bíblico en el que Jacob es engañado el día de su boda con Raquel, a la que al quitarle el velo descubre que es Lea. Es entonces cuando el público avisa a Jacob gritando "Oh, Lea", y de ahí se deriva a Olé.

Pero aún hay otros investigadores que aseguran que la versión más real del Olé viene de Alá, de la exclamación ¡Alá! (Allah), que utilizaban los árabes cuando algo le agradaba o con espectáculos de baile, etc. Por todo esto el Olé no tiene tanto que ver con Andalucía o España como muchos creen, pero si es verdad que lo hemos echo muy nuestro.

Ponerse como el Kiko.


Más de una vez habremos escuchado o incluso hemos dicho; ponerse como el Kilo. Pues bien, todo empezó según cuentan en Aznalcázar (Sevilla) en la celebración del Corpus del año 1940, en la que el Ayuntamiento invito a una gran mariscada(un estilo a la de los golfos sindicalistas) a las gentes más destacadas del pueblo, y entre otros menos importantes que asistieron estaba el archiconocido Quico.

Nuestro protagonista fue como una especie de pregonero (no confundir con los tantos que hoy tenemos en las Cofradías). Siendo el día citado del Corpus cuando se pegó un atracón de escándalo, tanto se lo pegó que estuvo desaparecido unos días hasta que fue encontrado bajo un puente, enfermo de fiebre y llevaron al momento a Sevilla, donde murió Quico. También dicen que el dicho puede venir de unos cuentos populares.

Venga de donde venga el dicho, lo que si es verdad es que hoy hay muchos Quicos, y están en nuestros ayuntamientos, cofradías, reuniones de un bar y en mil sitios más, todos comiendo a reventar y sin pagar un carajo.

Las casetas privadas de la Feria.


Foto El Mundo.


Como sabrán cada vez que llega feria escuchamos hasta la saciedad de que todas las casetas son privadas, y que es injusto patatín, patatín. Pero todo tiene una explicación, aunque a veces cueste de comprender. La Feria de Sevilla la fundaron un vasco y un catalán el 25 de Agosto de 1846, Narciso Bonaplata y José María de Ybarra, los que propusieron que se celebrara los días 19, 20 y 21 de Abril.

Se celebró por primera vez la Feria de Sevilla en 1847, la que estaba ubicada en el Prado de San Sebastián y no llegaba ni a veinte casetas. Nada que ver con la de hoy, la cual tiene más casetas que gente en la salida de cualquier Hermandad. Una Feria que se enfocó para la ganadería y agricultura y se pusieron unas carpas pequeña para resguardarse del sol, el que ya por esas fechas empieza a calentar y bien.

Y referente a lo de las casetas privadas fue el cuñado de la Reina Isabel II, el Duque de Montpensier quien organizó al año siguiente de fundarse la Feria la primera Feria privada. Instalando una campaña de lujo en un recinto privado y hasta vigilado para disfrutar a lo grande los días de Feria con amistades de su mismo nivel, vamos, que no quería nada en absoluto con el pueblo. Así fue como surgieron las casetas privadas, porque luego lo imitaron muchas de sus amistades de buena posición en hacer lo mismo. Una Feria que también hay que decir, que tiene casetas públicas pero muchas veces es mejo ni entrar de la hay formada.

jueves, 7 de noviembre de 2019

Nación.


A una nación se ayuda siempre y cuando sus ciudadanos estén curados del odio. Mientras tanto seguirá viviendo en una constante Guerra Civil camuflada por la democracia.

miércoles, 6 de noviembre de 2019

La Plaza de Jesús de la Pasión.




La sevillana y céntrica Plaza de Jesús de la Pasión se llamó antiguamente de San Salvador por la portentosa Iglesia o Colegial, como también Debajo del Salvador o Abajo. Y en el siglo XVII Plaza del Pan, por estar situados en dicha plaza puestos de venta de pan, siendo en 1814 por una petición de los vecinos denominada Plaza Jesús de la Pasión por la sublime obra que dejara Juan Martínez Montañés en Sevilla.

Es en el siglo XV, cuando aparece los primeros datos sobre este sitio hoy Plaza de Jesús de la Pasión por tener una gran actividad comercial (la que hoy por desgracia va quedando menos) de mercado de pan y de pescado, frutas etc. Una plaza que fue uno de los sitios más transitados de Sevilla.

No nos podemos olvidar de la fama que tuvo esta plaza, llegó a tanto que hasta fue citada por grandes autores de la literatura como Camilo José Cela, Muñoz y Pavón y el irrepetible Cervantes. Lugar lleno de historia al igual que Sevilla entera.

El Hotel Alfonso XIII.



Es El Hotel Alfonso XIII uno de los edificios más maravillosos de Sevilla y lleno de glamour. Siendo su origen de comienzo del siglo XX, que es cuado se llevó a cabo un concurso para un hotel para la famosa Exposición Iberoamericana de 1929, ganándolo el arquitecto José Espiau y Muñoz.

Fue inaugurado el gran hotel el 28 de Abril de 1928, estando presente el Rey Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia. Este hotel pasó a llamarse en la Segunda República Hotel Andalucía Palace, recuperando tras la Guerra Civil su nombre inicial. Un hotel que por su gran fama y estar considerado como uno de los más lujosos del mundo se rodó en 1963 la película Lawrence de Arabia.

¿Es redonda la Maestranza de Sevilla?.




Como ya se sabe, las primeras plazas de toros fueron las de los pueblos, que eran unos espacios cuadrados y con balaustradas protegidas por maderos que hacían de burladeros. Siendo la Real Maestranza de Caballería de Sevilla la que revolucionó la estética de los cosos en 1733 sobre el monte conocido como El Baratillo, el que tenía su forma rectangular y era entero de madera, que luego la misma Maestranza derribó para construir otro coso redondo de estilo tardo-barroco a partir de 1748. Una obra larga que duró nada más y nada menos que 120 años estando sometida a varias faces.

En el inicio se hizo una estructura de ochavas, cada una de las cuales equivalía a cuatro arcos, bajo la dirección de Francisco Sánchez de Aragón y Vicente de San Martín. Destacando el palco real que se le encargó al afamado portugués Cayetano de Acosta. Pero al prohibir las corridas Carlos III durante su reinado las obras se paralizaron en 1786, y entonces no había tantos antitaurinos aburridos, terminando los trabajos en 1881.

Fue el último arquitecto en aportar a la Maestranza el gran Aníbal González en 1914, el que cambió la piedra por el ladrillo visto y amplió los tendidos finalizando esta larga tarea. Destacar de la Maestranza que es la primera plaza redonda en la historia del toreo, aunque también hay que decir que no es tan redonda como creemos, debido que al construirse por faces y cambiar de mareriales no se consiguió dicha redondez, por eso está ovalada si se fijan bien, algo que no le quita lo más mínimo de interés e importancia a esta bellísima Catedral del Toreo.