jueves, 24 de noviembre de 2016

Nos condolecemos.


Nos condolecemos más de la muerte de un extraño, que de la muerte de un familiar.

Todo el mundo en cadena.


Esto de las cadenas en las redes sociales de algún tema delicado y todo quisqui lo va publicando me lo paso por los huevos. De nada sirve.