domingo, 9 de febrero de 2020

Pesados de actos cofrades.


Siempre he dicho, que en las Cofradías están los amantes de estas y los pesados, los que no se pierden ni un acto porque son gratis la mayoría y cuando más de uno termina ofrecen unas copitas. Estos tienen el gañote como una tubería, arrasan todo lo que le ponen por delante y ¿saben por qué? Porque es gratis y aparte la mayoría de  sus días están muy aburridos, si no iban a pagar un carajo metido en manteca.

 A los pesados se ve en cualquier acto que una Hermandad organice gratis. Pues nada más tienen que asistir a la presentación de cualquier hortero cartel de algún Vía Crucis, una conferencia dada por algún cofrade que va de sabio, a un concierto de marchas, a cualquier pregón de los miles que se dan por dar, a un besamanos y besapiés de su cofradía y en el de las restantes, a los cultos pero no de su Cofradía, sino de otras para ver lo que pueden criticar, a una Igualá y a un ensayo, donde suelen silbar la marcha que suena de la radio para que los costaleros cojan el ritmo y a mil actos más.

Se puede ser pesado, claro que sí coño, pero en condiciones. No pesado porculero y creando el ambiente de ellos, que es el que por desgracia vivimos hoy en tantos actos cofrades, los que parecen que se hacen para distraer a esta gran bandada de pesados que parecen ser Dios en todas partes los...

 Y si no se lo creen, observen cuando vayan a algún acto gratis organizado por cualquier Cofradía, observen y se darán cuenta al momento de quiénes son. Ellos mismos se delatan solitos, y casi siempre hablan con cualquiera que crean que tiene peso en la Cofradía, para así demostrar que son muy pero que muy cofrades, si. Pero cofrades pesados.

Muchos de estos pesados están como hemos dicho en todos los actos que gratis organice una Cofradía, lo curioso es, que casi nunca van acompañado de su mujer, y si van es por sacar a la pobre, la que en muchos casos dice; para que coño habré yo salido con este pesao.