lunes, 2 de diciembre de 2019

Una bomba en la calle Mosqueta de Sevilla.



Esta curiosa bomba, o mejor dicho bala de cañón del siglo XIX se encuentra en la pared de un edificio de la esquina de la calle Mosqueta. Una bala la cual permanece desde 1843, el año en que Sevilla vivió una batalla en la que se defendió del General Van Halen, afín de Espartero que era cabeza del régimen.

Bombardearon a Sevilla porque apoyó a la Reina Isabel II, quien no podía gobernar por su minoría de edad. Por esto tuvo que lidiar con la dictadura de Espartero, regente que puso en su contra a todo el país, y que a pesar del Ayuntamiento de Sevilla quiso cambiar la situación no pudo hacer nada contra los ciudadanos que se alzaron en armas para parar el gran abuso de autoridad militar.

Sevilla se preparó para el ataque con la construcción de nuevas fortificaciones, la creación de batallones como también armamentos. Atacó Van Halen a Sevilla el 18 de Julio, llegando Espartero cinco días más tarde para persuadir a los ciudadanos pero fracasó, por lo que fue declarado traidor de la patria y privado de sus honores, lo que lo hizo exiliarse a Inglaterra.