miércoles, 27 de enero de 2016

Tu Salud.


Tu, salud gitana repartes por Sevilla y en el mundo. Tu saud, manantial para que nuestras vidas sigan contigo.

Tres cosa para saber si usted es un Imbécil.


Tres cosas para saber usted si es un Imbécil : La primera creerse que todo el mundo lo quiere, la segunda creerse que es el rey de su casa ( porque si tiene perro este es el que se lleva todo, hasta a su mujer como usted se descuide) y tercera, creerse que nuestro mini- país va mejorando.

Preguntaron a un Imbécil.


Preguntaron a un Imbécil (esos que abundan tantos y que a diario nos tropezamos) que era la noche, respondiendo el mojonero que beber y beber (un estilo a los peces del villancico). Observar la magia de la noche o hacer el amor con una bella mujer no, eso no, por eso son aquella especie tan rara que nada y gracias a Dios tienen que ver con usted ni un servidor.

Roban al pobre.


Y dijo el bohemio: Veo ladrones por todas partes y sin cojones. Pues solo roban al pobre.

Imbéciles.


Y dijo el bohemio: Que a los imbéciles les den bocadillos con bolitas de alcanfor, en vez de una paga por ser como son.

Un poco de historia sobre la Hermandad de las Siete Palabras.


La Hermandad de las Siete Palabras es el resultado de la fusión de otras extinguidas y que gracias a hermanos cofrades, como el conocido historiador José Bermejo y Carballo se pudo restaurar en 1858. 

Fue una de las Hermandades la de Nuestra Señora de la Cabeza, a imitación de la titular de Andújar cuya devoción se expandió desde que se halló la milagrosa imagen en la época de San Fernando. Esta hermandad estuvo en sus inicios en el antiguo convento del Carmen en 1561, siendo sus primeras Reglas aprobadas en Abril de 1564, la cual adquirió sitio para levantar su Capilla.
Hay otra hermandad, que se encontraba en el mismo convento llamándose  de los Sagrados Clavos de Nuestro Redentor Jesucristo, Nuestra Señora de los Remedios y San Juan Evangelista, fundada a mediados del siglo XVI, siendo sus Reglas aprobadas en Diciembre de 1595, la cual sacaba un paso alegórico representando el Apocalipsis con un Crucificado y una Virgen. No funcionándose las dos Hermandades hasta 1629, que se empezó a llamar Cofradía de San Juan Evangelista, Clavos de Nuestro Señor Jesucristo y Madre de Dios de la Cabeza, Hermandad que subió en grandeza por ingresar en ella el gremio de los impresores, que tenían como Patrón a San Juan Evangelista y encargaron en 1680 un paso al imaginero utrerano Ruiz Gijón, fusionándose con la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús en 1798 por aprobar nuevas Reglas.

A lo largo de la historia, la Hermandad de las Siete Palabras ha tenido varias sedes. Al hundirse  la Capilla en 1721 que tenía la Hermandad del Carmen se propuso hacer una nueva. Pero no lo consiguieron, por lo que quedó casi extinguida. Y gracias a unos hermanos en 1742 reorganizan la Hermandad y realizan obras en la Capilla, para más tarde llevar sus imágenes a la Parroquia de San Vicente por la invasión francesa, quedando el convento del Carmen cerrado y perdiéndose las imágenes de la Virgen de los Remedios, la de San Juan y retablos, volviendo la Hermandad a su templo gracias al marqués de Rivas de Jarama, una estancia corta por la desamortización. Perdió su Capilla en 1868, que fue cuando se trasladaron de nuevo a la Parroquia de San Vicente y se fusionan con la Sacramental.

Hermandad de las Siete Palabras.



Y lloró la luna.


Y lloró la luna por tan malvado gesto hacia Jesús. 

Y lloró la luna y hasta la noche en Sevilla se detuvo ante tan cruel humillación que el Hijo de Dios recibió en San Lorenzo, su barrio, el barrio que no soporta ni entiende que al más grande de los nacidos la mano se le levante, si no es sólo para rezarle.

Tu Buen Fin.


Tu Buen Fin, el que todos tus hijos esperan todos los Miércoles Santo cuando se recogen de su Penitencia.

Tengo tanto que contar.


Y dijo el bohemio: Tengo tanto que contar de esta Sevilla Eterna, que cinco vidas me harían falta.