lunes, 30 de noviembre de 2015

El ser un imbécil.


El ser un imbécil es lo que parece ser que se lleva hoy. Una etiqueta que ha superado hasta a las grandes marcas.

Mentira.


Todo es mentira, hasta las mentiras.

El retablo mayor del Convento de Santa María del Socorro.


El retablo mayor del Convento de Santa María del Socorro de Sevilla es del siglo XVII, hacia 1630, siendo su primitivo aspecto cambiado por ser  repintado en la horrorosa epoca neoclásica.

 En su hornacina principal se encuentra la imagen de la Virgen del Socorro realizada en alabastro de finales del siglo XVI, aunque sin conservar su primitiva fisonomía, y en las calles laterales  unas bellísimas pinturas de buena ejecución, las cuales presentan: la Anunciación, el Nacimiento de la Virgen, la Circuncisión y la Presentación de la Virgen, todas  de la misma fecha del retablo.

La bulla no es de hoy en las Cofradías.


Fue el 23 de Enero de 1606, cuando la Hermandad de la Vera-Cuz realizó Estación de Penitencia ante el Santo Crucifijo de San Agustín, la gran devoción en esa época en Sevilla, igual que hoy lo es la imagen del Gran Poder.

 A la Hermandad de la Vera-Cruz, la acompañaron 6 Hermandades más, dándose el caso que ante la bulla que había se formó tal aglomeración, que el Crucificado llegó a estar parado en el mismo sitio hasta 3 hora por ser imposible avanzar con tanta gente. Como vemos, la bulla siempre acompañó a nuestras queridísimas Cofradías, en algunas más, en algunas menos. Pero siempre estuvo igual que la lluvia, acompañándolas.

La cabeza del Cristo muerto del Convento del Espíritu Santo .


Magnífica cabeza de Cristo muerto posee el Convento del Espíritu Santo de Sevilla, obra realizada en el siglo XVII del taller de Pedro Roldán, en la cual se aprecia un gran parecido con el portentoso Cristo del Sagrado Descendimiento de la Hermandad de la Quinta Angustia, estando de la Cabeza realizada en madera policromada y de una gran calidad.

Una joya más, de las tantísimas que guardan los conventos sevillanos y que por desgracia pasan desapercibidas ante el tiempo.

Cabeza de Cristo muerto del Convento del Espíritu Santo.

El retablo de la Adoración de los Reyes del Convento de Santa Isabel.


Precioso retablo nos encontramos en el muro izquierdo del convento de Santa Isabel de Sevilla junto a la reja del coro, retablo que lo preside dos grandes lienzos, siendo el principal la Adoración de los Reyes y sobre este en un arco de medio punto el Descanso de la huída a Egipto.

Esta fantásticas pinturas son del pintor sevillano Juan del Castillo hacia 1625.

Pinturas de Juan del Castillo.