viernes, 18 de diciembre de 2015

Besamanos Cibeles.


Besamos Cibeles.

Llevo tiempo observando en muchos besamanos, no en uno ni en dos la grandisíma equivocación de muchos en confundirlos con la Pasarela Cibeles. Yo no sé usted, pero yo me fijo hasta en el dinero que llevo en la cartera, con esto quiero decirle, que ni hay que ser muy espabilado ni muy imbécil para darse cuenta que nuestros Besamanos Cibeles se han convertido para muchos en eso, en un pase de modelo a lo religioso.

Es molesto y porculero, que alguien se te ponga delante de la Virgen o el Cristo y el tonto del móvil o de la cámara haciéndole más fotos que el tonto del Domingo de Ramos a todo lo que se mueve. Hay muchas gente que van a besar las manos de la Virgen o de un Cristo con toda la fe de su alma, no precisamente va a ver a un señor, señora o señorita moviéndose más que los precios delante de su venerada imagen haciéndose fotitos para la Prensa Morada.

Creó y perdonen si molesto a alguien en especial, que todo se esta confundiendo, y no estoy en contra de que cualquiera se haga una foto con su Virgen o con su Cristo. Pero son muchos los que parece que están esperando la fecha de un Besamanos para no demostrarle a la imagen nada en especial. Pero si a los demás y colgar al instante en las Redes Sociales sus fotos porculeras y sin respetar lo que es un Besamanos, convirtiéndolo con sus poses en un Besamanos Cibeles.

Como un árbol.


Como o un árbol viejo y cansado en tus colas hacia la Gloria, personas mayores y otras jóvenes llenas de dolores o golpeadas por la vida esperan para besar Tus Manos. Unas manos que dicen huelen a Gloria y a Esperanza, unas manos que para otros son el mejor medicamento para seguir en un camino difícil que la vida les impuso, unas manos que relajan el alma al ser basada y fortalece el corazón de muchos que lo están pasando muy mal, unas manos que no solo hoy, Nuestra Esperanza y Macarena siempre nos tiende para que la besemos todo el año también desde su cuarto de la Gloria y desde la intimidad podamos hablarle mucho mejor que hoy por lo ocupada que está la Señora.

Como un árbol viejo y cansado, en tus colas hacia la Gloria yo me seguiré poniendo mientras pueda para besar Tus Manos, Macarena .

Propongo.


Y una vez más desde de mí humilde persona pero muy jartible les propongo a los doctos y señores sabios de la Real Academia de la Lengua, que rectifiquen y pongan en nuestro queridísimo y muy voluminoso Diccionario el verdadero significado de la ESPERANZA: Aquella que esta en San Gil, Pues no hay otra.

Y en un portal de Belén.


Y en un portal de Belén dentro de poco un niño nacerá. En un portal de Belén muy sevillano, fíjense si es sevillano, que en el Arco lo hará para siempre quedarse en Sevilla junto a la Virgen Macarena, Aquella que es tan grande, que hasta los Judas de hoy la besan disfrazado de bondad y humildad. Pero no pasa nada, su Hijo, el Señor de la Sentencia, ese que nacerá en el Arco, con su humilde mirada los llevará por el buen camino a estos Judas, porque él no castiga como ellos, ayuda y perdona. Tomemos siempre su ejemplo.

La medalla.


Póngase la Medalla de su Hermandad mejor que por fuera en el corazón y que no se le vea. Pues no es usted grato para llevarla por fuera.

Sentir.


Y haber sentido tu piel desahogándose entre mis brazos y luego perderte, me hace volverme loco en mi incomprendida locura.

La Fe.


La Fe no se publica, se predica.

De estúpidos.


De estúpidos e imbéciles, que es casi lo mismo el corral lleno lo tengo. J.F.G.A.