lunes, 8 de junio de 2015

El Corpus en Jerez.


Por lo visto nadie habla por intereses creados. Pero manda cojones la cansina y calurosa salida del Corpus en Jerez y por la tarde. Con más calor que en la cochambrosa playa que la Pelayo quiere poner en el Parque (no en el de Bomberos). Si más de uno tuviera lo que hay que tener, el Corpus en Jerez lo vería la Alcaldesa, sus amigos y los enchufados capillitas.

¿Se van a poder casar las españolas?


Pues no, como la cosa siga así, aquí no se casa ni (Rita la Cantaora), porque en un mini-país de sinvergüenzas sólo se casarán  las hijas de corruptos y satánicos que pasan del pueblo un carajo. Y no se casarán como en la Roma clásica, donde las novias se casaban con la misma túnica blanca que se ponían a diario, que de aquí viene el origen del blanco en las novias, se casarán estas nenitas de papá como en la Edad Media, que sólo se ponían vestidos de novias las mujeres de la realeza, por tener ellas los medios para este, y optaban por el rojo bordado de intenso color oro como símbolo de confirmar su poder. Mientras que las plebeyas sólo usaban la ropa habitual con un velo, por ser lo único que se podían permitir, ocurriendo en el Renacimiento lo mismo, pues que en las damas de abolengo no era tanto la preocupación ya en sí del color sino el bordado a base de piedras preciosas, perlas y diamantes. 

Como habrán visto, esto explica que tal como vamos en esta españita con minúscula, todo volverá como antes por desgracia. La poderosa nena de papá corrupto se casará por todo lo alto y las más pobres si la cosa no cambia, que creo que no, irán con un velo pelao.

El mundo.


El mundo no está loco, al mundo lo hemos vuelto así nosotros mismos.

Alcalá de los Panaderos.


Es Alcalá de Guadaira. Pero popularmente es conocida como Alcalá de los Panaderos, por la importancia que está industria ha tenido en el pueblo.

 Son numerosos los molinos que aparecen diseminados por el bellísimo paisaje alcalareño, donde se molía el trigo para fabricar el pan y estaban situado a la orilla del río, funcionando gracias a la fuerza de su corriente.

Fue una estampa clásica los mulos panaderos montado en el tren, que llevaban el pan de Alcalá a Sevilla y al resto de la  provincia.  Por su gran tradición panadera existen en el pueblo grandes confiterías, donde comerse un dulce es todo un lujazo.

Vendedor de pan de Alcalá de Guadaira.

La leyenda gemela del Gran Poder en Écija.


No voy a citar la leyenda del Gran Poder por ser de sobra conocida, los que la han leido se darán cuenta que esta leyenda que vamos a contar es gemela, diferenciándola sólo que es más antigua que la del Gran Poder de Sevilla.

Cuentan que hace mucho tiempo, Curro, un miembro muy devoto del Cristo de la Sangre, (conocido popularmente por el de los Gitanos), tenía un hijo que enfermo repentinamente. El buen hombre rogó al Crucificado qué salvará al pequeño. Pero al final murió, por lo que Curro perdió la fe y prometió no procesionar nunca más con su Hermandad  hasta que el Cristo de la Sangre fuera a verlo.

Pasaron los años y el hombre cumplió la promesa. Pero un día durante la procesión del Cristo comenzó a llover y decidieron guardar la imagen en un taller de herrería próximo. Tratándose del taller de Curro, el  que antes de entrar el Cristo en el local oyó una voz que decía: "Como no vienes a verme, vengo yo a verte a ti", recuperando de inmediato la fe que había perdido en su Cristo. Sea verdad o no, vuelvo a repetir, que la historia de nuestra Cofradías no serían las mismas sin sus leyendas, esas que muchas veces han sido borradas y luego han resultado ser verdad.

El Cristo de la Sangre es obra maestra de Gaspar del Águila, (1567), de estilo renacentista e inspirado en el de San Agustín de Sevilla.


El Cristo de la Expiración de Écija.


Portentoso e inigualable es el Cristo de la Expiración de la Parroquia de Santiago de Écija, obra colosal del gran maestro Pedro Roldán. 

El Crucificado es de madera de cedro policromada (1,73 metros), fechado en 1680, el cual tiene un gran naturalismo y movido paño de pureza.

Foto de AntonioP.P.

El retablo mayor de la Iglesia de Santiago de Écija.


No hay palabras para definir la pieza de mayor calidad artística y de valor, que es el retablo mayor de la Iglesia de Santiago, considerado por muchos historiadores el segundo más importante del Arzobispado tras el de la Catedral de Sevilla.

 Este retablo que está tallado en estilo de transición del Gótico al Renacimiento, presenta escenas de la Resurrección, Entrada de Jesús en Jerusalén, Lavatorio, Oración en el Huerto, Prendimiento y Jesús ante Pilatos, con la imagen de Santiago en su hornacina principal, siendo estos relieves, escultura y pintura del círculo de Jorge Fernández y Alejo Fernández del siglo XVI. Un retablo que si usted todavía no lo conoce, deje de hacer planes y vaya a visitarlo, es una pena que se conozcan cosas del extranjero y qué joyas como ésta ni siquiera se sepa que existe cuando la tenemos a dos pasos.

Como la vida misma. Plutarco.


Lo que algunos nunca conseguirán.
El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.
(Plutarco)

Como la vida misma. A muchos imbéciles.

A imbéciles sabelotodo.
Los ríos profundos corren en silencio, los arroyos son ruidosos.
(proverbio hindú)

Como la vida misma. Mi Esperanza.


Mi Esperanza eres Tú, mi infierno la sociedad.

Desconozco el autor de la foto.

Como la vida misma. A ti.


A ti que me estás leyendo, sonríele siempre a tu enemigo. Es el arma mortal para cualquier hijo de puta que te quiere ver hundido.

Como la vida misma. Macarena.


No hay Macarena poesía más hermosa que el contemplar Tu bello rostro a cualquier hora del día, de cualquier manera y en cualquier lugar, Macarena.