martes, 13 de octubre de 2015

El palio de la Virgen de la Caridad en su Soledad del Baratillo.


Precioso Palio luce la Virgen de la Caridad en su Soledad del Baratillo con unos respiraderos rectilineos, molduras y casetones, figurando en su frontal hornacina la Virgen de los Reyes, Patrona de Sevilla.

El Palio que lleva en los varales delanteros la fachada de la Capilla del Baratillo y el Arco del Postigo, y en los trasteros la Giralda y la Torre del Oro, obra realizada en los talleres de Villarreal entre los años 1969 y 1972 en plata de ley, con una peana decorada con motivos vegetales en cuyo frontal lleva el escudo de la Hermandad y en sus laterales el nombre de los titulares, obra de Manuel Román seco en metal plateado en 1951. Destacando unas bellísimas jarras de plata de ley de Emilio García Armenta en 1958, seis grandes, dos medianas y doce pequeñas, palio que ilumina al manto de la Virgen con unos candelabros de cola de doce puntos de luz cada uno en plata de ley, realizado por Manuel Román Seco y un curioso llamador, el cual representa a dos ángeles que con montura torera sostienen un capote con el escudo de la Hermandad  en plata de ley, realizado por el gran orfebre Fernando Marmolejo Camargo.

Los bordados del palio son en terciopelo morado, siendo de destacar en su techo de palio la Gloria bordada en seda reproduciendo a la matrona de la Caridad, diseño de Manuel Elena Caro y realizado en el taller del sobrino de José Caro en 1954. El manto de salida está bordado en hilo de oro en terciopelo morado, manto que fue realizado en 1964 y también diseñado por Manuel Elena Caro, cuya realización se llevó a cabo en el taller de sobrinos de José Caro.


Los azulejos de la Hermandad de las Aguas.


Podemos ver dos bellos retablos cerámicos en la fachada de la Capilla del Rosario, los cuales representan a las imágenes titulares de la Hermandad de las Aguas: El Cristo de las Aguas y Nuestra Señora del Mayor Dolor.

Estos retablos cerámicos fueron pintado por los artista Rafael Abad Mejías y Juan Luis Aguado en 1993, en cerámica Gran Poder, consiguiendo en ambos azulejos los artista una naturalidad y gran realismo de las imágenes titulares de la Cofradía del Lunes Santo.

Azulejos en la Capilla del Rosario.

La marcha Guadalupe de Antonio Pantión.


Magnífica marcha Nuestra Señora de Guadalupe de don Antonio Pantión, la cual compuso en 1968 para  la Hermandad de las Aguas del Lunes Santo. Marcha de una gran calidad como todas las que compuso el genial Pantión, quién fue Catedrático de Piano del Real Conservatorio Superior "Manuel Castillo" de Sevilla, un músico que componía como los antiguos, con la calidad por delante y no como hoy algunos que buscan solo el aplauso fácil de un público chabacano.

Es curioso el estreno de la marcha Nuestra Señora de Guadalupe. Pues se interpretó con motivo de la primera salida bajo palio de la Dolorosa de de la Hermandad de las Aguas, la Virgen de Guadalupe. Una marcha, que  como tantas otras de nuestra Semana Santa ha pasado al gran repertorio de las clásicas, las que siempre estarán y nunca pasarán como otras de modas.