sábado, 29 de julio de 2017

Azulejo de Marta Serrano en la calle Parras.


En la muy sevillana y Macarena calle Parras podemos ver estos azulejos de Marta Serrano, la Saetera, en la casa donde vivía y desde donde le cantaba una Saeta a la Madre de Dios, la Macarena, la Virgen más Virgen de todas las Vírgenes del...

Como vemos en la foto, los azulejos recogen las saetas que le cantó Marta cuando la Macarena iba de ida en 1964 para ser Coronada. Dicha efeméride se iba a celebrar en la bellísima Plaza de España, pero por culpa del tiempo ( ese que no perdona ni entiende como nosotros ) se celebró en la Catedral sevillana.

La antigua calle Barrabás.


Como ya sabrán, Sevilla y las leyendas van unidas, aquí en este pequeño azulejo lo podemos ver, el que lleva el nombre de calle de Barrabás y se le puso en 1840 Lope de Rueda. Hay que decir, que no se sabe a ciencia cierta el por qué del nombre de Barrabás, pero parece ser que le viene de una leyenda que a continuación contaremos.

Según cuenta una leyenda, en el siglo XVII, don Fernando Ortiz de Melgarejo estaba casado con doña Luisa Maldonado. Pero como tantos otros personajes de su época al igual que hoy tenía una amante llamada doña Dorotea Sandoval, esposa del señor don Bernardo Sandoval.

El muy mamoncete y chulesco don Fernando presumía dicen públicamente de su relación con la señora de Sandoval sin ningún tipo de problema, por lo que la esposa humillada y llena de celos mando a envenenar a la amante, la que murió (hoy también se dan estas historias). Don Fernando Ortiz Melgarejo al enterarse del hecho, mató a su esposa, siendo desde entonces, cuando el pueblo empezó a llamarle por su crueldad Barrabás y a la calle donde vivió.