sábado, 7 de diciembre de 2019

La inundación de 1961 en Sevilla.



Fue en 1961, cuando Sevilla vivió una fuerte riada, la que todavía recuerdan muchos sevillanos. Esta riada dejó destrozos mareriales, y no fue provocada por el Guadalquivir, sino por su afluente principal: el Tamarguillo, que tras varios días de lluvias se desbordó y más de 4.000 hogares se inundaron, viéndose afectados muchos sevillanos.

La crecida afectó al Prado de San Sebastián, la Macarena, San Bernardo y a muchísimas calles, siendo el único medio de transporte las barcas, dando la sensación de estar en Venecia pero con un grave problema.

Por la gran inundación se activó la Operación Clavel, lo que hizo que muchos sevillanos que no fueron afectados por la crecida salieran a ayudar, mientras que el ejército alzaba diques para frenar las bravas aguas. Contribuyó también Radio España en Operación Clavel, fomentando una campaña de ayuda con la llegada de víveres, muebles y juguetes llevados en camiones y turismos para las víctimas. Una Operación Clavel que se vio salpicada por la tragedia cuando un avión que acompañaba a la comitiva se estrelló en la zona donde se congregaba todo el público y que se cobró la vida de más de veinte muertos, por eso se desvió por un nuevo cauce el arroyo. El agua llegó a alcanzar 6 metros de altura, recordándonos unas placas que están por varias calles de Sevilla está catástrofe. 

El primer coche eléctrico español.




Como sabrán, el primer coche eléctrico se inventó en 1838, siendo su creador Robert Davidson, el que logró mover una locomotora a 6km/h sin usar vapor ni carbón. Pero el primer coche español que se movió sin combustible fue en el año 1946, creado y diseñado por el ingeniero sevillano Francisco Domínguez Adame Romero, doctor en Ingeniería Industrial y catedrático de Hidráulica y Motores Térmicos. Ya desde los años 40, Francisco tenía en mente de crear un coche eléctrico por la escasez de combustible y las restrictivas medidas impuestas en la Nación tras la Guerra Civil, como la imposibilidad de circular determinados días según la matrícula. 

El primer intento no salió bien. Pues quiso cargar de electricidad un Fiat 508, algo que le fue imposible, llegando a la conclusión de que tenía que crear un vehículo desde cero. Una labor grande que Francisco realizó con la ayuda de su familia en cinco meses en su chalet del barrio del Porvenir en Sevilla. 

Es en el año 1946, cuando el coche es matriculado, como una marca comercial en el Ministerio de Industria con el nombre DAR, iniciales del apellido de Francisco. Este coche se de propulsaba por dos motores eléctricos hechos artesanalmente, cogiendo unas velocidades de 40 y 50 km/h según el número de ocupantes y 80km de autonomía. Tenía su marcha atrás, punto muerto, conexión en serie y en paralelo de los motores y capacidad para cinco persona. 

El coche creado por el ingeniero sevillano lo uso la familia durante 12 años, el que vendieron en 1958 y se compraron un 600. Decir que Francisco no solo creo el coche eléctrico, también creo otros proyectos cono un coche pequeño eléctrico de madera para sus hijos y un molino para elevar agua de forma económica. 

Munigua.



Es el yacimiento arqueológico de Mulva-Munigua una ciudad romana la cual se encuentra en los alrededores de Villanueva del Río y Minas, una zona de tradición minera y que destaca por seguir el modelo de urbanismo romano.

Se remontan los orígenes de este conjunto arqueológico al siglo IV a.C., siendo los restos de la ciudad del siglo I-III d.C. Fue Munigua podríamos decir el mayor productor de hierro de toda la Bética romana, la que durante más de un siglo fue el centro político, administrativo y religioso en la Vega del Guadalquivir. Un gran Santuario se erige sobre la colina sagrada, el que esta dedicado al culto de Fortuna y Hércules.

Munigua contó con los edificios existentes en una urbe romana: un foro, una basílica, viviendas, termas,una necrópolis y murallas. Destacando su trazado, el que a diferencia de lo habitual que fuera octogonal respeta las formas naturales de la colina donde se encuentra, ciudad que fue decayendo a pesar de que el Emperador Vespasiano les concediese el derecho latino a sus ciudadanos y que elevó a la ciudad a la condición de Municipio Flavio Muniguense por agotarse su mineral en el siglo IV y sufrir un terremoto, lo que hizo que la población romana se marchara.





El famoso coño de la Bernarda.



Más de una vez hemos escuchado seguro "Esto es el coño de la Bernarda", expresión que quiere decir desorganización o caos, lo que actualmente vivimos en España por culpa de nuestros golfos políticos. ¿Pero quien era la Bernarda? Pues según cuentan vivió en Granada, en Artafe en el siglo XVI como santera, la que curaba dolencias introduciendo la mano dentro de su vagina, asombroso. Acudiendo a verla bastantes gente para sanar, mientras algunos cuentan que  vivió en Ciudad Real curando a los animales de los pastores tocando su sexo.

Cundo murió Bernarda, al tiempo fue desenterrada, y lo único que permanecía intacto era su famoso coño, el que lo colocaron en una urna dentro en la Iglesia para asombro de todos. Se cree que Bernarda fue morisca o musulmana e hija de Aben Humeya, Rey musulmán.

Y de tanto como se ha dicho de la Bernarda, cuenta una leyenda que estuvo muy implicada en la prostitución, y que sus servicios eran tan conocidos que su coño apenas descansaba. Hubo una famosa prostituta en la Guerra del Rif que viajó hasta Marruecos y fue bastante famosa entré los soldados, y no era otra que la archiconocida Bernarda, como también hay otra leyenda que dice que estuvo en la Sierra Sur de Sevilla ejerciendo la prostitución con una gran cartera de clientes, siendo esta última historia la más creíble.