lunes, 21 de mayo de 2018

Los Baños de la Reina Mora de Sevilla.



Grandes obras nos dejaron los almohades, como los Baños de la Reina Mora en la calle Baños anexo a la Capilla del Dulce Nombre de Jesús, donde reside la Cofradía de la Vera Cruz. Pocos son estos edificios que han logrado llegar hasta nuestros días, como estos Baños del siglo XII en esta Sevilla todavía muy oculta para muchos.


El antiguo conjunto está formado por un patio central rodeado de galerías de columnas, las que están dispuestas en torno a cuatro estancias rectangulares. Hay que decir, que estos Baños estuvieron funcionando después de la ocupación cristiana.


Gracias a Dios, que los Baños se respetaron y no se perdieron como otras tantas joyas, los que guardan una historia de esa Sevilla que se nos fue pero que nunca deberíamos de olvidar, en especial nuestros jóvenes. Dicho conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural en 1996.

La Capilla del Museo.



La recoleta Capilla del Museo se encuentra en la Plaza del mismo nombre, contigua al Museo de Bellas Artes de Sevilla y antes Convento Mercenario, donde tiene su sede la señera Hermandad del Museo, que es la propietaria de dicha Capilla, cediéndola la comunidad mercenaria el 12 de Mayo de 1613.

Fue la Capilla sometida en el siglo XIX a varias restauraciones , siendo en 1985, cuando adquiere su actúa fisonomía, la que atesora varias imágenes de una gran calidad en su interior.


Maese Rodrigo Fernández de Santaella.


Maese Rodrigo Fernández de Santaella ante la Virgen de la Antigua de Alejo Fernández en el retablo de la Capilla de Santa María de Jesús .


Fue Rodrigo Fernández de Santaella y Córdoba todo un grandísimo personaje en la Sevilla de su época, más conocido como Maese Rodrigo, quién nació en Carmona el 15 de Diciembre de 1444 y falleció el 20 de Enero de 1509, siendo enterrado en la Capilla del Colegio que actualmente es la que se encuentra en la Puerta de Jerez.

Destacó bastante Maese Rodrigo en la vida religiosa, cultural y social sevillana de finales del siglo XV y principios del XVI. Pues él fue quien fundó la Universidad de Sevilla, preocupándose desde hacía tiempo que su ciudad tuviera un centro cultural y no como hoy muchos políticos, que se pasan la cultura por donde ya saben.

En 1467 ya era clérigo de la Diócesis sevillana y Bachiller en Teología, siendo presentado para una beca en el Colegio de San Clemente de los Españoles de la ciudad italiana de Bolonia, donde residió ocho años y fue elegidos en1469 por el Claustro del Colegio para regir la cátedra de Teólogos. Doctorándose en Teología y Artes, en la que alcanzaría una gran formación jurídica en Bolonia, todo un buen orador, con estudios de hebreo y griego, formándose en literatura antigua, medieval y moderna, como se suele decir, una eminencia.

Marchó Maese Rodrigo en 1475 a Roma, donde conoció a importantes humanistas y su fama llegaría a los Reyes Católicos , quienes le nombraron visitador del reino de Sicilia, lugar donde compuso su "Vocabularium ecclesiasticum", incunable de 1596 y dedicado a la Reina Isabel. Un personaje culto, que en1504 sería durante unos meses Provisor en Sede vacante de la Diócesis Hispalense, tras la muerte del Arzobispo Juan de Zúñiga.

Como vemos, Maese Rodrigo fue muy cultisimo, algo más que demostrado por su parte al publicar tratados eclesiásticos como un "Manual de doctrina", el "Arte del bien morir" o el "Tratado de la inmortalidad del alma". Sin olvidarnos, que mostró un gran interés por el derecho, la poesía, la oratoria, la moral, la política, la economía y otras artes. Hoy ya quisieran muchos hacer  lo que hizo Maese con la cultura en Sevilla, llevarla a lo máximo, no a ninguna parte como hacen nuestros políticos actuales. Y antes de terminar, recordar, que fue Maese quien también tradujo el "Viaje de Marco Polo", un libro que se editó tres veces en vida de este inigualable personaje.