domingo, 6 de mayo de 2018

La Virgen de Loreto en la Magna de 1950.


Fue el 12 de Noviembre de 1950, con motivo del Año Santo Mariano por la proclamación del Dogma de la Asunción de la Virgen en Cuerpo y Alma a los Cielos, en Sevilla salieron en Procesión Extraordinaria Solemne la Virgen del Rosario de Montesión, la Virgen de la Presentación de la Hermandad del Calvario y la de Loreto.


En la foto vemos a la Virgen de Loreto de la señera Cofradía de San Isidoro, en su paso pero sin palio, con la curiosidad de llevar en las esquinas los candelabros del paso del Señor de las Tres Caídas.

Los respiraderos de Montserrat en la Roda de Andalucía.


Fue en 1928, cuando la Hermandad de Montserrat de Sevilla realizó unos respiraderos, de autor anónimo en metal plateado, los que estuvieron con la Hermandad hasta 1964 al adquirir los actuales. Si alguien amable supiera el autor de dichos respiraderos, le ruego que me lo diga, gracias.

Palio de la Esperanza de la Roda de Andalucía.


Los respiraderos  de la sevillana Hermandad de Montserrat, serían adquiridos a mediados de los años sesenta del pasado siglo por la Hermandad de Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza de la Roda de Andalucía, los que sigue utilizando todos los Viernes Santo.

Los respiraderos del Palio de la Virgen de Loreto en Badajoz.

Palio de la Virgen de la Amargura de Badajoz.


Estos antiguos respiraderos del Palio de la Virgen del Loreto de la Hermandad sevillana de San Isidoro son obra del gran orfebre Eduardo Seco Imberg en 1927, los que fueron sustituidos por los que actualmente luce de Manuel Seco Velasco en 1945. Década que pasaría del típico plateado de,su Palio al dorado.

Los respiraderos de Imberg fueron adquirido por la Hermandad de la Espina de Badajoz a la Corporación sevillana, donde siguen en la actualidad procesionando en el Palio de la Virgen de la Amargura.

Restaurantes para imbéciles.


Restaurantes para imbéciles.

Hace tiempo, que no entro en uno de estos restaurantes para imbéciles. Me explico. No es normal que el anormal de la puerta, camarero, maître o lo que sea al entrar uno con su mujer le digan antes de buenas tardes o buenas noches, ¿tenéis mesa reservada? Pues no capullo, ¿no nos ve que somos nuevo?. Manda cojones con la confianza en que te hablan y el poco respeto hacia unos clientes, es como si te conocieran de siempre o el camarero y la camarera se hubiesen acostado con uno.

Estos restaurantes para imbéciles, son esos donde está casi pijolandia entera. Pero más aparentando comer que otra cosa, porque lo que es comer se come lo que se comió Mahoma...Ya lo saben. Por ejemplo sus cartas suelen ser de piel y muy atractivas para no desentonar con el imbécil, que cree que por la carta ya comerá mejor, cuando le van a meter un clavazo que soñara más de un mes con la presentable carta y la madre del camarero pesado, que solo hace incordiar en la mesa diciendo todas las delicatessen que el restaurante para imbéciles tiene. A mi más de una vez me han puesto tan nervioso, que he dicho; traigame la carta entera.

Bueno, y para terminar hablaré un poco de la comida, poco al igual que  te sirven su delicada gastronomía, que esa es otra grandísima imbecilidad de estos restaurantes. Donde le ponen a uno un plato tan grande, tan grande, que entran ganas de cogerlo y tirárselo al cocinero en la cabeza, un plato muy decorado eso sí. Pero yo particularmente no como con una hortera decoración, que cuando te pones a comer tarda más en buscar el solomillo perdido entre hojas que en disfrutarlo.  En fin, que los que verdaderamente disfrutan en estos restaurantes para imbéciles son los propietarios, los que te la meten doblada según tengan el día con su queridísima esposa.

Los primeros varales de plata del Palio de la Virgen del Patrocinio.


Fue en 1923, cuando la Virgen del Patrocinio de la Hermandad trianera del Cachorro sacó por primera vez unos varales en plata de ley. Con la curiosidad que fueron los primeros varales de  plata también en la Semana Santa sevillana.


Los varales aún hoy se conservan, pero con algunas modificaciones en el Palio de la Virgen de Regla de la Hermandad de los Panaderos que adquirió. Dichos varales fueron realizados en el taller cordobés de Casa R, y Ruiz.