miércoles, 27 de agosto de 2014

Un día como hoy.Cristo del Museo.


Un día como hoy 28 de Agosto de 1978, comienza la restauración del magnífico Cristo de la Hermandad del Museo por don Francisco Peláez del Espino.

Un día como hoy. Juan Areal Giráldez.


Un día como hoy 28 de Agosto de 1955, nace en Sevilla don Juan Areal Giráldez, de “Artesanía Santa Bárbara ”, autor de la restauración de los bordados de la Hermandad del Silencio.

Foto de Pasión en la Distancia. 

Un día como hoy. Cristo de San Agustín.


Un día como hoy 28 de Agosto de 1535, sale en procesión de Acción de Gracias el Cristo de San Agustín al conquistar Túnez Carlos V.

La Hermandad de Santa Genoveva y el lema de Pío XII.


El 10 de Febrero de 1952, el Papa Pío XII propagó un lema llamando a los católicos para una renovación total en la vida cristiana, el cual decía “por un mundo mejor”. Tomando la Hermandad de Santa Genoveva desde su fundación este lema como suyo e incluyéndolo en su emblema.

Todos los Lunes Santo se puede ver desde 1967, en su cortejo en un guión bordado el lema que propagó Pío XII con los colores de la Bandera Pontificia.

El músico Miguel Vázquez Garfia.


Nació este gran músico un 24 de Octubre de 1933, y falleció un 21 de Diciembre de 1992, siendo  maestro de la Escolanía de la Virgen de los Reyes y teniendo a su cargo el dirigir a los Seises.

Compuso Garfia música de capilla, marchas cofradieras y algunas coplas para las cofradías, destacando entre otras la música de capilla para las Siete Palabras. Fue organista en las grandes solemnidades de la Catedral y fundó en la Parroquia del Sagrario una coral y un coro infantil, dejándolo todo por su temprana muerte a la edad de 59 años, que seguro desde el cielo dirige alguna coral de Ángeles. 

Foto de Arte Sacro. 

Las otras Cofradías de Sevilla. Salida de la Virgen de la Hiniesta en 1588.


Se habla tela de las Cofradías de Penitencia sin muchas veces centrarse en las otras Cofradías de Sevilla, que son las de Glorias, esas olvidadas por muchos pero que en tiempos pasados tuvieron tanto o más esplendor como demuestran sus efemérides e historias que no dejan de engrandecer a Sevilla.

Allá por el año de 1588, el todo poderoso rey Felipe II manda por Real Cédula que todas las poblaciones del reino saquen en procesión la imagen de mayor antigüedad  y devoción para suplicar el éxito de la invasión de Inglaterra por la Gran Armada. Por esto el Ayuntamiento acuerda sacar a la Virgen de la Hiniesta Gloriosa, que es llevada a la Catedral, adornando las calles por donde había de pasar como nunca se habían visto, con colgaduras, arcos triunfales, altares portátiles, espejo y muchísimas otras decoraciones, lo cual demuestra la gran popularidad y devoción que la Virgen de la Hiniesta despertaba en esa Sevilla del Siglo de Oro, la que llevó en la procesión la tarasca, gigantes y demás signos de los festejos populares, como si de la salida del Corpus se tratase. 

Todo un acontecimiento en que la Armada que mando Felipe II a Inglaterra perdió. Pero que en el caso de la Virgen de la Hiniesta ganó con esta salida que hizo historia para Sevilla. 

El cubito de agua.


Lo de echarse el cubito de agua fría por la cabeza no va por el Sur, aquí sería mejor echarse  un cubo de cerveza.

El escultor Antonio Eslava Rubio.


Nace don Antonio Eslava un 13 de mayo de 1909 en Carmona (Sevilla), y fallece el 8 de diciembre de 1983. De este escultor discípulo de Castillo Lastrucci  podemos destacar las bellísimas Dolorosas de la Hermandad de Jesús Despojado y la Virgen que hiciera para la Hermandad de Santa Cruz, realizando en su carrera otras obras como La Magdalena del misterio del Cristo de las Aguas, las manos y pies del Señor de la Sentencia, un juego de manos para la Virgen de la Salud de San Gonzalo y otra para la Virgen del Dulce Nombre de María, sobresaliendo Antonio Eslava por su gran maestría en la realización de manos para las vírgenes, por la finura y elegancia que nos recuerdan la mejor época del Siglo de Oro.

En 1953, en la IV Exposición de Bellas Artes y Artesanía organizada por el Ayuntamiento de Carmona recibió don Antonio Eslava el primer premio de escultura. Un gran artista del que tengo la suerte de poseer dos imágenes suyas.


Calle García de Vinuesa de Sevilla.


Calle que desde la Reconquista se llamó de la Mar, tomando en 1865 el nombre de García de Vinuesa, que desempeñó un papel importante  por la gran epidemia del cólera asiático, la que hizo furor y Vinuesa recorrió todos los hospitales y barrios afectados por la enfermedad, de la que fue contagiado y murió, lo que causó un gran dolor en Sevilla. Esto hoy no lo hace ni el de Marinaleda con todo lo que habla.

Calle Tassara de Sevilla.


Calle que se llamó Costanilla de San Andrés en la Edad Media y en el siglo XVI, Cochinos, por la venta de estos. Tomando el nombre del poeta García Tassara a principios del siglo XX.

Calle García Ramos de Sevilla.


Calle que se llamó en el siglo XVII del Gazo, viviendo en el número 17 sus últimos años la heroína Josefina Comenford, Condesa de Sales, la cual intervino de forma muy novelesca en la guerra civil de Cataluña entre 1820 y 1823, tomando  en 1930 el nombre del célebre pintor costumbrista José García Ramos.

Fotos para siempre.Tú pueblo.

El pueblo, tu pueblo Macarena hace de alfombra como si flores fuesen, para que Tu, bella perla de San Gil no pises los pecados de la Tierra.