martes, 23 de julio de 2019

El Beaterio de la Santísima Trinidad de Sevilla.

Madre Isabel de la Santísima Trinidad.

Fue la fundadora del Beaterio de la Santísima Trinidad Madre Isabel, la que nació en Sevilla y al morir sus padres dijo a su director espiritual, el trinitario calzado Chacón que quería dar su patrimonio que le dejaron para las niñas huérfanas. Todo un gesto de amor y humildad.

Madre Isabel a los 25 años junto con María Perez en 1719, pronunciaron sus votos de pobreza, castidad y obediencia en el convento de los trinitarios calzados. Así es como empezó el Beaterio de la Santísima Trinidad, al que se unieron junto a ellas dos mujeres más en una casa de la calle Enladrillada para acoger a las niñas huérfanas y pobres. Pero al poco tiempo al quedar pequeña la casa se mudaron a la calle Santa Lucía, donde actualmente siguen.

Marchó Madre Isabel a América para recoger una herencia del hermano de la madre y ampliar dicho Beaterio, consiguiendo por su empeño una buena cantidad de dinero y así dar al Beaterio lo que necesitaba. Hay que mencionar un buen lienzo con una Virgen de Guadalupe y un Niño Jesús con rasgos mexicanos que trajo al Beaterio su fundadora, Madre Isabel.