miércoles, 5 de septiembre de 2018

Nuestra Señora de la Merced de la Hermandad de Pasión.


La preciosa Virgen de la Merced de la Hermandad de Pasión tiene su sede en la monumental Iglesia del Salvador, obra realizada por el imaginero de Higuera de la Sierra Sebastián Santos Rojas. Siendo adquirida por la Hermandad en 1966, por la que pagó 65.000 pesetas, cuando el dinero era dinero.


Dicha imagen está realizada en madera de cedro, de gran belleza y la que nos recuerda a otras imágenes del artista. Una Virgen que nos muestra en sus mejillas siete lágrimas, que representan los Siete Dolores de la Virgen, y de la que destacamos su magnífica policromía.

La Virgen de la Estrella de Jerez de Sebastián Santos Rojas.


Fue en 1961, cuando la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Borriquita se planteó por primera vez la adquisición de la imagen de la bellísima Virgen de la Estrella. La que tras visitar varios talleres de imaginemos se encontraron con esta Dolorosa en el taller de Sebastián Santos Rojas.


Cuentan que tuvieron que insistir en varias ocasiones al artista de Higuera de la Sierra porque le tenía bastante devoción a la Virgen, y que finalmente cedió a los encargados de adquirir la imagen de la Hermandad jerezana.

Llegó a Jerez la Dolorosa el 28 de Marzo de 1962, y se bendijo el 27 de Mayo del mismo año por el Obispo Vicario Don José María Cirarda Lachiondo, no presionando bajo palio hasta el Domingo de Ramos de 1969.

El Cirineo de Sebastián Santos Rojas de la Hermandad de Pasión.



El Cirineo de la Hermandad de Pasión no es nada nuevo. Pues ya desde sus orígenes la Hermandad veneraba la Quinta Estación del Vía Crucis, Jesús con la Cruz a cuesta ayudado por Simón de Cirine. Siendo varias las imágenes secundarias del Cirineo que la Hermandad ha tenido. Pero si tuviéramos que quedarnos con una, lo haríamos con la que la Corporación del Jueves Santo encargó el 30 de Octubre de 1968 al imaginero Sebastián Santos Rojas, quien la terminaría un año después en su última época y la que está considerada como una de sus obra cumbre.

Tiene la imagen del Cirineo una enorme fuerza y gran expresión, del que dicen, que se retrato el propio artista en este sublime Cirineo. Tanto la anatomía del cuello como el magnífico modelado de las piernas, pies, manos y brazos son de una gran exquisitez. Sin dejarnos atrás el ropaje tallado y la policromía de la encarnadura, en la que utiliza un perfecto estudio de la Encarnación del sublime rostro del Señor de Pasión, obra cumbre del barroco.

Fue en 1970 cuando por primera vez acompaña al Señor el Cirineo. Pero por la lluvia este año como en 1971 también, no lo hace hasta 1972, para que vean que la lluvia no es cosa de hoy. Dejó de salir esta portentosa imagen de Sebastián Santos  en 1974 por encontrarse en mal estado los ensamble de las articulaciones del Señor de Pasión, por lo que el artista fijo mediante un perno pasante la Cruz en la cadera del Cireneo para evitar daños en la imagen del Señor.

Hoy la imagen la sigue poseyendo la Hermandad, y de la que algunos hermanos quieren volverla junto al Señor de Pasión en su paso para que procesione algún no muy lejano Jueves Santo .

El imaginero Sebastián Santos Rojas.



Nació el imaginero Sebastián Santos Rojas en Higuera de la Sierra (Huelva) en el año 1895, quien se especializó en la imaginería religiosa. Padre del conocido escultor Sebastián Santos Calero.

Ya desde pequeño se sentía atraído por el arte del modelado, y realizó en barro las  imágenes que se veneran en la Parroquia de San Sebastián y la Ermita del  Cristo del Rosario de su localidad natal.

Es en 1919, cuando Sebastián Santos se traslada a la capital sevillana, donde realizó sus estudios escolares e inicia su formación artística en la Escuela de Artes y Oficios. Escuela donde tuvo de profesores al genial pintor Gonzalo Bilbao y al escultor Francisco Marco Díaz Pintado.

Compaginó nuestro artista su formación académica con la práctica en el taller del afamado ceramista Pedro Navia. Para más tarde abrir su taller propio en Sevilla. Se le conoció a Sebastián Santos casi exclusivamente por sus bellísimas Dolorosas, aunque hay que decir, que su obra es bastante variada y de la que nos dejó no solo imágenes para la Semana Santa, sino también nacimientos, inmaculadas, pastoras e imágenes de santos. Un artista de los pies a la cabeza y muy comprometido con la Iglesia por su grandísima Fe.