martes, 4 de octubre de 2016

Curiosidades sevillanas. El lañador.


El lañador, le sonará a chino o francés pero aunque parezca mentira (como la canción) era un artesano ambulante, que componía mediante grapas o lañas de hierro lebrillos, orzas, tinajas y cacharros de barro grande sí estaban rajados, un estilo al cerebro de muchos. 

Dicen que un lebrillo lañado bien quedaba tan perfecto que duraba más que uno nuevo.

Lañador de un Belén. 

40 de la Junta.


Alí Babá y los 40 de la Junta de Gobierno. Perdón, quería decir los Ladrones.

En una reunión.

En una reunión el que  habla siempre es el individuo al que nadie le ha dado vela en el entierro. Pasa como en las Hermandades o las muy queridísimas y peloteadas Juntas de Gobiernos, que siempre habla el cagón que nadie le ha dado vela en el entierro.

La Custodia.


Ostensorio dónde se coloca la Sagrada Forma. Se procesiona solemnemente en la fiesta del Corpus Christi.

El pacto con el Diablo.


Se puede ver en algunas ilustraciones al Diablo qué lleva una bolsa de monedas con la que compra las almas a cambio de la riqueza, juventud y otras cosillas (un estilo a los muchos que nos rodean en el día a día).

Curiosidades sevillanas. Los tibores.


Los tibores, seguro que le sonará a chino pero cuando caiga lo que es se dará cuenta que hasta usted lo habrá tenido en casa de su madre o abuela. 

Eran los tibores unos vasos de porcelana fina con tapadera, dónde se guardaba el té y en Sevilla hacia 1930 ya se utilizaban también  para guardar botones y abalorios. A lo mejor hasta usted tiene uno en su casa todavía.

El Santo Entierro Grande de 1992 de Sevilla.


Celebró el Santo Entierro Grande de 1992 de Sevilla el Año de Gracia y el V Centenario de la evangelización y descubrimiento de América. 

El 18 de Abril del año citado salieron dieciocho pasos: Triunfo de la Santa Cruz, Oración en el Huerto, Prendimiento, Desprecio de Herodes, Cigarreras, Coronación, Presentación al Pueblo, Jesús de las Penas (San Roque), Tres Caída (Triana), Exaltación, Expiración (museo), el Amor, Tres Necesidades, Descendimiento, Piedad del Baratillo, Santo Entierro, Duelo y Soledad, que se incorporó como cierre del Santo Entierro.

El Santo Entierro Grande de 1965 de Sevilla.


Este octavo Santo Entierro Grande de Sevilla se celebró el 17 de Abril de 1965. Con la reforma litúrgica de 1956, pudo integrarse el Sábado Santo como día procesional y no el Viernes Santo como venía celebrándose. 

Salieron dieciséis pasos: Triunfo de la Santa Cruz, Oración en el Huerto, Prendimiento, Desprecio de Herodes, Cigarreras, Coronación, Presentación al Pueblo, Jesús la Pasión, Exaltación, Lanzada, Cristo de la Buena Muerte, Descendimiento, la Mortaja, Santo Entierro, Duelo y la Soledad de San Lorenzo, que otra vez se integrada cerrando el cortejo.

De los dieciséis pasos solo quince lo hicieron, por fallarle al Rafael Franco algunos costaleros en la Hermandad de los Panaderos, aunque el problema según Carmelo Franco en su libro <<Martillo y Trabajadera>> fue otro. 

De los quince pasos que al final salieron se encontraba el portentoso Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes, obra de Juan de Mesa y el que participaba por primera vez en el Santo Entierro Grande de Sevilla.

El Santo Entierro Grande de 1948 de Sevilla.


Este séptimo Santo Entierro Grande de Sevilla se celebró el 26 de Marzo de 1948, conmemorándose el VII Centenario de la Reconquista de Sevilla por el rey San Fernando. 

Salieron veintitrés pasos: Triunfo de la Santa Cruz, Entrada en Jerusalén, la Cena, la Oración en el Huerto, Prendimiento, Jesús ante Anás, Desprecio de Herodes, Cigarreras, Salud y Buen Viaje, Sentencia, Jesús con la Cruz al Hombro, Tres Caídas (Triana), Exaltación, Conversión del Buen Ladrón, Siete Palabras, 
Expiración (Cachorro), Lanzada, Descendimiento (Quinta Angustia), Tres Necesidades, Mortaja, Santo Entierro, Duelo y Soledad de San Lorenzo, que se incorporaba con su cortejo.

Pudo haber sido un gran Santo Entierro Grande. Pero la lluvia que no avisa ni escucha a capillitas frustró el esperado día. La lluvia impidió que saliera la última parte del cortejo que formaba las representaciones simbólicas de coros de ángeles, sibilila y doctores de la Iglesia... en fin, todo un caos por cuenta de la queridísima lluvia, esa que no entiende de peticiones ni de procesiones .

Foto de elartedeloefímero.

El Santo Entierro Grande de 1920 de Sevilla.

Algunas curiosidades del Sano Entierro Grande de 1920.

El sexto Santo Entierro Grande se celebró el 2 de Abril de 1920. Salieron diecinueve pasos: Triunfo de la Santa Cruz, la Cena, Oración en el Huerto, Prendimiento, Desprecio de Herodes, Cigarreras, Coronación, Sentencia, Jesús con la Cruz al Hombro, Tres Caídas (Triana), Exaltación, Cristo de la Clemencia (Catedral), Siete Palabras, Expiración (Cachorro), Descendimiento, Sagrada Mortaja, Virgen del Mayor Dolor en su Soledad (Carretería), Santo Entierro y Duelo.

Otra vez se produjo y por segunda vez un incidente con los costaleros, esta vez con los de la Hermandad del Prendimiento, que al tener problema el capataz con su cuadrilla no pudieron salir de su Capilla. Y es de destacar, que por primera vez salía una imagen no perteneciente a nuestra Cofradías de Penitencia, la maravillosa y obra maestra del Cristo de la Clemencia que se venera en la Sacristía de los Cálices de la Catedral de Sevilla, una de las grandes obras del Dios de la Madera, Juan Martínez Montañés. 

El Crucificado salió en el paso que Santa Justa y Rufina utilizaba en el Corpus, dejando una de las mejores estampas del día. También tuvo Este Santo Entierro grande otra estampa digna de mencionar, a la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad de la Hermandad de la Carretería, siendo la primera vez que participo en el cortejo del Santo Entierro Grande un Paso de Palio.

Cristo de la Clemencia.

El Santo Entierro Grande de 1910 de Sevilla.


Este Santo Entierro Grande de Sevilla se celebró el 25 de Marzo de 1910. Salieron nada más y nada menos que veinte pasos: Triunfo de la Santa Cruz, Entrada en Jerusalén, Oración en el Huerto, Prendimiento, Desprecio de Herodes, Cigarreras, Coronación, Sentencia, Jesús Nazareno (Silencio), Tres Caídas (San Isidoro), Exaltación, Conversión del Buen Ladrón, Expiración (Cachorro), Lanzada, Cristo del Amor, Tres Necesidades, Descendimiento (Quinta Angustia), Sagrada Mortaja, Santo Entierro y Duelo.

Al ser ampliado el número de paso en el Santo Entierro Grande se incorporaron nuevos pasos de misterios como la Borriquita, Tres Caídas y lanzada entre otros. Fue la primera vez que salió la portentosa talla del Cristo del Amor, obra maestra del imaginero Juan de Mesa.

El último Santo Entierro Grande del siglo XIX.


Este cuarto Santo Entierro Grande y último del siglo XIX se celebró el 8 de Abril de 1898, cuando ya la Hermandad del Santo Entierro se encontraba en la Iglesia de San Gregorio. 

Salieron catorce pasos: Triunfo de la Santa Cruz, la Cena, la Oración en el Huerto, el Prendimiento, Desprecio de Herodes, Sentencia, Coronación, Cigarreras, Señor de la Salud (Los Gitanos), Cristo del Calvario, Descendimiento (Quinta Angustia), Soledad de San Buenaventura, Santo Entierro y Duelo. 

Como ven, se aprecia algunos misterios nuevos en el cortejo como el de la Coronación, Calvario y el Señor de la Salud (Los Gitanos).

El Santo Entierro Grande de 1890 de Sevilla.


El tercer Santo Entierro Grande de Sevilla se celebró el 4 de Abril de 1890, saliendo las Hermandades de la Iglesia de San Antonio Abad el Viernes Santo. Procesionaron doce pasos: Triunfo de la Santa Cruz, Oración en el Huerto, Prendimiento, Desprecio de Herodes, Sentencia, Jesús Nazareno (La O), la Expiración (Cachorro), Descendimiento (Quinta Angustia), Sagrada Mortaja, Soledad de San Buenaventura, Santo Entierro y Duelo.

Foto de Pilar.

El Santo Entierro Grande de 1854 de Sevilla.


El segundo Santo Entierro Grande de Sevilla se celebró el 14 de Abril de 1854 y salió de la Iglesia de San Francisco de Paula. 

Quince pasos fueron los que salieron: Sagrado Decreto, la Cena, la Oración en el Huerto, el Prendimiento, la Sentencia, Cigarreras, Señor del Gran Poder, Humildad y Paciencia, Expiración (Museo), Tres Necesidades, Descendimiento, (Quinta Angustia), Sagrada Mortaja, la Canina, la Urna y el Duelo.

El gran historiador de las Cofradías José Bermejo presenció los Santo Entierro Grande de 1850 y 1854, y afirma en sus <<Glorias Religiosas>>, que este último se realizó con el mismo esplendor y grandeza en su prercedente salida y acompañamiento de Hermandades y pasos, como entonces llevó, sí bien ahora en mayor número.