viernes, 8 de abril de 2016

Olor.


Y siempre hasta el día que me vaya de este mundo, el olor a tu perfume conmigo llevaré.

El amor.

El amor siempre llega varias veces en la vida, el problema es saberlo escoger, ¿verdad?.

No se le habla.


A la Esperanza no se le habla rebuscando y copiando de libros ni de mucho menos de lo que otros le hayan dicho, no. A la Esperanza se le habla desde el más hondo sentimiento y desde el alma de uno mismo, natural, tranquilo y queriéndola como a una Madre, lo que es, no otra cosa.

Y todavía recuerdo .


Y todavía recuerdo cuando mi hijo más pequeño me pregunto el porque yo con lo que hablo no lo hacía un Jueves Santo. Y todavía recuerdo las palabras que de Ella salieron y no de mi: nene, ante tanta grandeza de Esperanza y al lado de nuestra Madre, solo hablamos desde el corazón, y hoy gracias a Ella lo va comprendiendo. Siempre contigo, mi Esperanza.

            Foto de Calvo Pastor.

Amemos más.


Amemos más a nuestras Cofradías y menos a los muy cerdos, cabrones, desleales y muy estúpidos como estúpidas que por ellas andan sin vergüenza alguna. Amemos más a las Cofradías.