domingo, 10 de abril de 2016

La reja de la Capilla Real de la Catedral de Sevilla.


Una magnífica reja cierra la Capilla Real, la cual fue diseñada por Sebastian Van der Borcht  y costeada por el rey Carlos III, colocándose en 1773. 

En el remate de esta portentosa obra de arte podemos ver la figura del rey Fernando III a caballo, recibiendo las llaves de Sevilla a manos de Azafat, su último cadí moro, espléndida obra de Jerónimo Roldán. Una reja, que al verla lo dice todo por su monumentalidad y donde se encuentra, todo un espectáculo de arte.
Reja de la Capilla Real.

La Capilla de San Gregorio e la Catedral de Sevilla.


Este Santo es titular de la Capilla gótica y plateresca que lleva su nombre. Una imagen, la cual vemos revestida de Pontifical, Tiara y Pluvial, obra del artista Manuel García de Santiago en el siglo XVIII. 

La Capilla está cerrada por una reja fechada hacia 1650, con un retablo realizado por Nicolás de León.
San Gregorio.

El sevillano D. Juan Lucas Cortés. Nace el 7de Noviembre.


Este gran personaje sevillano nació el 7 de Noviembre de 1624, el cual estudió latinidad y artes en el Colegio de Santo Tomás de Sevilla, pasando luego a la Universidad de Salamanca, donde cursó la Jurisprudencia. Al ser su origen de Flandes, hizo un viaje a aquellos países dedicándose al estudio de las Lenguas y las Humanidades.

Ejerció en Sevilla Cortés como: Administrador de las Rentas Reales de Osasuna, abogado de los Reales Consejos y Amorajarifazgos y Fiscal de la Audiencia de la Casa de la Contratación de las Indias. También por esta época asesoraba al Asistente de Sevilla el Conde de Villaumbrosa, Pedro Nuñez de Guzman, hoy Cortés para asesorar a los que tenemos lo tendría difícil, yo creo que lo hubiera dejado por imposible.

A muchos bares.


En un bar asqueroso no le pueden atender al bohemio como si fuese alguien más, no. Me explico, no soy más que nadie, pero tengo gusto y sé apreciar la gastronomía, esa que ya hasta usted hace con las manos sucias y no pasa nada de nada. 

Por favor, lávense las manos antes de manipular un alimento y por supuesto atiéndanme como a todo el mundo; con amabilidad, respeto y saber estar, y si no se va usted al mismísimo CARAJO. A muchos bares que de esto tienen lo que yo de cura.

Daltónicos.


Siempre dije que hay otra clase de Daltónicos, esos que todo confunden con el turrón del duro sobre nuestras queridísima Cofradías.

Me siento bien.


Y dijo el bohemio: Me siento bien conmigo mismo y no peloteándole a nadie y menos a tiesos del sentimiento como de la cartera también.

 Me siento bien conmigo mismo y con usted también si me invita a lo que me de la gana, es más, sería muy educado y a todo le diría que si hasta que la invitación terminase.

Sevilla.

Sevilla, ciudad hermosa que como tantas otras siempre estará expuesta a la crítica y al piropo. 

Sevilla, ciudad hermosa que siempre vencerá a la crítica con su hermosura de Diosa.

Feria.


Por favor ruego que no me molesten más sobre llevarme a la Feria, ya tengo todos los días completos y pagados a 5.000€ cada uno. Gracias por vuestras muestras de cariño hacia un servidor.

Un libro.


Un libro no es algo simplemente, es un amigo que te enseña en silencio.