lunes, 14 de noviembre de 2016

En esta Patria.


En esta Patria los Imbéciles nunca van a menos, van a más, como la factura de la Luz.

Los azulejos de Montesión.


Dos preciosos azulejos nos encontramos en la fachada de la Capilla de Montesión de la fábrica de Ramos Rejano (y sin premio), pintados por Alfonso Chaves Tejada en 1960: Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto y María Santísima del Rosario, con dos faroles cada uno. 

Destaca de estos azulejo, el gran realismo de los Titulares de la Cofradía.

Fotos e Rafaes.


Lotería.


Y dijo el bohemio: Que mentira más bonita la del anuncio de la Lotería. Pues nadie comparte un CARAJO como no sea por Facebook.

¿El primer Palio?.


Según la tradición y no por documentación, es el primer paso de Palio que se sepa que existió el de la Virgen del Rosario de Montesión, de finales del siglo XVI, adquiriendo un juego de varales y una ráfaga al orfebre Juan de San Vicente.  

De la Virgen del Rosario también cuentan, que se le conoció el primer manto bordado de la Semana Santa, el cual se contrató en 1596 con Andrés de Covarrubias.

 Como podemos ver, no solo como muchos creen la historia de nuestras Hermandades están en las de siempre, pues Hermandades como la de Montesión demuestran su rica historia para gozo de todo cofrade. Una Hermandad clásica del Jueves Santo y que sin Ella, costaría trabajo de entender dicho día.

Foto de Joaquín Corchero Arcos.


La política de los medio tontos.


No solo ya, la política de los gobiernos nos mata lentamente, también lo hace esas otras políticas menores de cuatro aburridos medio tonto, que con lo único que se distraen es con levantar polémicas baratas de casapuertas. 

El arma de los que hacen esta clase de política, tanto en el gobierno como en ese gran mundo de los medio tonto que ya  hemos mentado, es casi siempre la misma; la hipocresía y el complejo de inferioridad, la que los lleva a cagarse tanto en sus propias palabras como en  todo en la vida, y solo por sentirse amparado por alguien que ni siquiera conocen. Pero les reconforta.

Un cuadro de la Santísima Trinidad en la Capilla de San Andrés.


Se encuentra en la Capilla de de San Andrés de la calle Orfila un interesante cuadro de la Santísima Trinidad, obra del pintor José María Arengo.

El artista sigue en esta pintura muy bien realizada el estilo del gran Murillo, pintor que fue y sigue siendo todo un referente en el arte de la pintura.

El cuadro presenta a las dos primeras figuras de la Santísima Trinidad sedentes sobre nubes, el Dios Padre con túnica azul y manto ocre e Hijo con vestidura roja. Dejando al descubierto el torso y brazo derecho, en el que sostiene la Cruz redentora, que forman un triángulo con el Espíritu Santo en forma de paloma y cabezas aladas de querubín.

Foto Leyendas de Sevilla.

Feria del Libro.


En la querídisima Feria del Libro cada vez compran menos, y eso que es de ocasión.

La vida es como un recreo.


La vida es como un recreo en el colegio. En los descansos tienes que jugar con los buenos, no con los cerdos. Como la vida misma.

El retablo de la Virgen del Carmen de Santa Catalina.


En la nave de la Epistola se encuentra el retablo de mediados del siglo XVIII, procedente de Alcalá de Guadaira, el que alberga a Nuestra Señora del Carmen, imagen realizada en 1867 por José Gutiérrez Cano.

Foto Arte Sacro.

La espadaña del Hospital de los Venerables.


Esta espadaña se encuentra situada en el muro de la Epístola, la cual solo tiene un cuerpo y dos vanos con arcos de medio punto con sus campanas con una barandilla en forja. Se corona con cornisa y, frontón curvilíneo y azotea, donde se apoyan tres dados acabados en pirámide en los extremos con florones de cerámica y un pararrayos en el central.

La espadaña del convento de la Encarnación.


Está preciosa espadaña fue remodelada en 1898, al adaptar el templo en monasterio y tiene dos cuerpos de campanas con tres vanos.

 Su cuerpo inferior está formado por arcos de medio punto y sus campanas con dos balconcitos con rejas, encontrándose tres cabezas de ángeles en los arcos y el cuerpo superior formado por un solo arco de medio punto con campana.