martes, 17 de marzo de 2015

Pregones.


Me encantan por esta fecha los pregones, no lo puedo ocultar, pero los de mis amigos de la ONCE.

No lo bloque usted.


No lo bloquee usted en su Facebook, algunos como algunas ya vienen bloqueados mentalmente.

Niñator.


Niñato Cofrade que acude a todos los eventos que haya de estos como el Pequeño Nicolás, para luego criticarlos.

Menos monumentos quiero.


Menos monumentos quiero, derecha atrás, vámonos de frente miarma, venga de frente mi cuadrilla que vamos a arreglar los que tenemos que son muchos y se caen a trozos y no necesitamos ninguno más. 

Que se entere Zoido, pararse hay, salirse todos y yo el primero como capataz de ustedes, arreglemos este bendito Arco, que esto si que es un monumento de Sevilla y no otros que quieren poner para distraer a mentes peloteras , monumento de los Macarenos y de todos los que se sienten sevillano y Macarenos que están lejos de esta Tierra de María Santísima. Pero que iguales son miarma. 

Que se entere Zoido que hay gente que si, que quieren monumentos. Pero restaurados y en condiciones, no arreglados chapuceramente para tapar bocas y coger votos por engañar a un pueblo. 

Que se entere Zoido que los turistas cuando vienen a Sevilla vienen a ver los monumentos de siempre, los que están en las guías y hasta en la sopa. Pero Monumentos con mayúsculas y no otros con minúsculas que se sacan de la manga para no se que carajo, que sí lo sé, para entre los que están dentro, todos incluidos,  llevarse alguna que otra buena tajada de protagonismo y lo que no es esto, en fin, señor Zoido, deje usted y otras personas ya de poner más monumentos a Sevilla que no pegan ni con cemento cuando Sevilla en sí es un monumento, empiecen por Ella.

¿Una Hermandad en la Cartuja?


Fue en el siglo XVII, cuando unos cofrades de Triana, disgustado con su Hermandad igual o peor que hoy, que se peleaban y luego se comían la boca como actualmente, decidieron separarse de la Hermandad y hacer una nueva en el templo de la Cartuja de Santa María de las Cuevas. Insistiendo personas de la Hermandad que dejaran la idea de fundar otra nueva por el peligro que sufriría separando a gentes de la misma, no me dirán ustedes que no es como hoy ¿no?.

Los cofrades que se separaron de la Hermandad trianera encargaron al gran escultor Juan Martínez Montañés que les hiciera un Cristo Crucificado, para la nueva Cofradía. Pero ocurrió un problema, que cuando el Cristo estuvo terminado, llegó al puerto de Sevilla una fragata que regresaba del Nuevo Mundo, y apenas atracó al muelle de la Torre del Oro, cuando un capitán del llamado Tercio de Mar, tropa que protegía los barcos de la Real Armada se dirigió a la Catedral preguntando donde podía encontrar una imagen que deseaba adquirir. Lo llevaron al taller de Montañés, y al ver el Cristo que los cofrades le encargaron le pidió e insistió que se lo vendiera, resistiéndose el artista. Pero tanto, tanto le daría que cedió el Crucificado al Capitán. 

Al enterarse los cofrades de que Montañés había vendido el Cristo para fuera de Sevilla se indignaron, consiguiendo las personas de la Hermandad que insistieron para que no fundasen la nueva Cofradía, que tomasen el suceso como una manifestación de que no era voluntad Divina que se fundara otra, los cuales quedaron reconciliados de nuevo con su Hermandad. ¿Que no es como hoy?

De monumentos va la cosa.


Como de monumentos va la cosa, de lo que queda un rato y parte del otro, yo me quedo con los Nazarenos de Caramelos del monumental escaparate de la ...

En las Hermandades.


En las Hermandades como en la vida real y en las muy hipócritas y peloteras Redes Sociales, se le da más bombo al imbécil, que a personas que merecen la pena.

El español de los peces.


Así fue conocido el pintor Francisco Herrera el Joven cuando residió en Roma, por pintar pequeños bodegones con peces. Artista que nació en Sevilla en 1627 y murió en Madrid en 1685, realizándose su formación en el seno del taller paterno, siendo sus primeros contactos artístico vinculados al naturalismo de su padre Francisco de Herrera el Viejo.

La permanencia de Herrera el Joven consta en Sevilla hasta 1660, que forma parte del grupo de grandes pintores que fundan la Academia de la Pintura, de la cual fue nombrado el primer presidente, cargo que ejecutó de forma colegiada junto con el pintor Murillo. Para a finales de este mismo año abandonar Sevilla y trasladarse a Madrid, donde estuvo en la Corte como pintor del rey y maestro de las obras reales, destacando entre sus obras el Triunfo de la Eucaristía, firmada y fechada en 1656, que representa a los cuatro padres de la Iglesia, más Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura, venerando a la Eucaristía, toda una maravilla que por desgracia muchos ni saben que existe, pero si el Acuario.

El pintor José María Arango.


Nació el pintor José María Arango en Sevilla en 1790 y murió en 1833, víctima del cólera. Realizó su formación en la Escuela de Bellas Artes, donde en 1814 fue nombrado ayudante, por ser el alumno más aventajado de la misma. 

José María Arango fue uno de los pintores más importantes de la época neoclásica, siendo Académico de Mérito de la Real Academia de San Fernando de Madrid y conservándose sus dos obras más temprana en la Catedral de Sevilla. La Oración en el Huerto y el Noli me tangere .

Como curiosidad comentar, que cuando el genial pintor Goya vino a Sevilla en 1817 para pintar a las Santa Justa y Rufina de la catedral, se hospedo en casa del pintor sevillano, retratándole en pago de su amable invitación. Pero por desgracia, este cuadro como tantos otros se encuentra perdido.

El pintor Valeriano Bécquer.


Transcurre la vida de este gran pintor sevillano entre 1833, fecha de su nacimiento en Sevilla hasta 1870, año que falleció en Madrid. 

Valeriano fue hijo del pintor José Domínguez Bécquer, adoptando como su hermano el grandísimo poeta Gustado Adolfo, el apellido de Bécquer para su quehacer artístico. Al quedar huérfano a los ocho años nada más fue  protegido por el primo de su padre Joaquín Domínguez Bécquer, quien lo inicio en la pintura orientándolo en la costumbrista, estilo de la época. 

Se casó Valeriano en 1861. Pero al siguiente año se fue al garete su matrimonio como hoy también se van tantos, por lo que decidió marcharse a Madrid, donde hacia ocho años  vivía su hermano, el poeta Gustavo Adolfo Bécquer.

Una de las más conocidas y admiradas obras del pintor sevillano se encuentra en el Museo de Cádiz. Pintura bellísima, la cual representa un interior isabelino firmado en 1856, que muestra una reunión familiar presidida dentro de un interior doméstico a un oficial carlista acompañado de sus hijas y su esposa sentada ante un piano.

Un día como hoy. Músico José Albero.


Un día como hoy 17 de Marzo de 1974, el maestro Albero estrena su marcha “virgencita Macarena”.

Desconozco el autor de la foto. 

Un día como hoy. Nuestro Padre Jesús de las Penas.


Un día como hoy 17 de Marzo de 1940, sale por primera vez Nuestro Padre Jesús de las Penas, obra de don Antonio Illanes para la Hermandad de San Roque.

Un día como hoy. Taller de Carrasquilla.


Un día como hoy 17 de Marzo de 1883, nace en Sevilla doña Encarnación Perea Guisado, que fundó con su marido, don Guillermo Carrasquilla Rodríguez, un taller de bordados.

Un día como hoy. Carlos III.


Un día como hoy 17 de Marzo de 1777, el rey Carlos III prohíbe los penitentes de sangre.