jueves, 8 de enero de 2015

La cosa está chunga.


Hablando con un amigo me dice que la cosa esta chunga, pero chunga, fijate como estará que me voy a comprar un gato para que me lave con la lengua y ahorrar agua.

La Virgen de la Merced como testigo de un caballero que no cumplió su palabra.


Cuenta la leyenda, esa tan poco creída por muchos eruditos y muy defendida por el pueblo, que a principios del siglo XV, un caballero dio palabra de casamiento a una dama sevillana y noble, poniendo por testigo a la Virgen de la Merced, imagen que estaba en la Iglesia del convento del mismo nombre. 

Consiguió el caballero a la bella dama; pero parece ser, que se aburrió al momento negándose a cumplir su palabra, igual que muchos se casan hoy y al mes están preparando los papeles para el divorcio, aquí se puede ver que la cosa no ha cambiado tanto. Por todo esto, la dama al no tener testigos del juramento dado, se le ocurrió la genial idea de poner por testigo a la Virgen, por eso fueron el caballero y la dama acompañados de un escribano y un gran público al templo, donde el pícaro del caballero estaba bastante  tranquilo porque según él, una imagen no contestaría, cuando para su sorpresa le dijo la mujer: Señora mía vos sois testigo de que este hombre, invocando a vos, me dio la palabra de ser mi marido, y mediante ello me obligó. Dicho esto, la imagen bajo la cabeza como afirmando que era verdad lo que la mujer decía, quedando el caballero totalmente convencido. 

Si hoy más de uno o de una  siguieran tomando por testigos a cualquier Virgen, les puedo asegurar con la mano en mi corazón, que todas tendrían la cabeza bajada.

Una actitud altanera del rey Enrique IV en Sevilla.


El rey Enrique IV “El Impotente" hizo un viaje en 1455 a Sevilla, acompañado de su corte con un gran número de moros principales y ricos, los que gozaban de gran favor del monarca. Cuando esto llegaron a Sevilla se alojaron en las casas de nobles y acaudalados sevillanos, tocándole al pobre de Diego Sánchez de Orihuela hospedar al joven y violento Monjarras, el cual se enamoró de una hija soltera y que al parecer le correspondió. 

Pero Monjarras hombre de fuerte carácter, no contento con esto, la robó como se suele decir de su casa y se la llevó de Sevilla por la fuerza. Diego Sánchez de Orihuela y su esposa al saber lo ocurrido acudieron al Alcázar a pedir justicia al rey Impotente, que los recibió con enojo y una actitud altanera diciéndoles; en vez de venir a quejarse deberían de haber guardado más a la hija, contestación que indignó a todos los presentes, mandando el rey que nunca más volviera a su presencia la dolida madre,  gesto que alteró bastante al pueblo cuando fue enterado de la noticia, reuniéndose en el Alcázar en una actitud nada pacífica, lo que llevó a salir al rey a enfrentarse con ellos; pero como siempre hay un pelota, le quitó la idea el Conde de Benavente, quedando al final Monjarras sin ningún castigo y los padres de la joven desamparados. 

Como siempre, los reyes y los poderosos han hecho con el pueblo lo que  han querido, pasándose todo por donde ya saben ustedes.

El primer reloj para una torre de España.


Dicen algunos historiadores que el primer reloj de torre que se conoció en España lo tuvo Sevilla, siendo instalado en 1400. Ese año vino a Sevilla el rey don Enrique III, quien presenció la ceremonia de colocar en la Giralda el reloj, un acto que decían las crónica fue de gran importancia para la ciudad. 

Fue encargada la campana del reloj por el Arzobispo don Gonzalo de Mena al maestro Alfonso Domínguez, la cual quedó instalada con el reloj a comienzos de julio de 1400, siendo después del reloj de la catedral el más antiguo el de la torre de San Marcos, que data de 1553.

Otros historiadores dicen sin embargo, que el primer reloj de torre lo tuvo Valencia hacia 1378; pero no consta hasta 1403.  Sea Sevilla la primera o no,  lo cierto es que siempre está en la Historia de España.


    

Un día como hoy. Sacramental de la Concepción de Nervión.


Un día como hoy 8 de Enero de 1930, se aprueban las Reglas fundacionales de la Hermandad Sacramental de la Parroquia de la Concepción del barrio de Nervión,  que se fusiona en 1972 con la del Santísimo Cristo de la Sed.

Un día como hoy. Los Gitanos.


Un día como hoy 8 de Enero de 1754, se autoriza el traslado de la Hermandad de los Gitanos desde el Convento del Espíritu Santo al del Pópulo.

Un día como hoy. Cardenal Fernando Niño de Guevara.


Un día como hoy 8 de Enero de 1609, fallece en Sevilla el Cardenal Fernando Niño de Guevara, que obligó a las Cofradías de Sevilla a realizar su Estación de Penitencia a la Catedral y a las de Triana a la Parroquia de Santa Ana.