lunes, 2 de enero de 2017

La Huida a Egipto.


La Huida a Egipto.

Otro de los enigmas del cristianismo, la Huida a Egipto. Jesús es muy normal  y creíble que naciera en Belén, y también cuando se produjo la Huida a Egipto por la aparición de un ángel en sueños a José (Mt 2:13). Pero sin embargo el Evangelista Lucas, ignora por completo la Huida a Egipto.

Con la Huida a Egipto y la vuelta a Nazaret tras la muerte de Herodes, se cumple las Escrituras del Antiguo Testamento, lo que no deja de ser un enigma.

Jesús.


Jesús.

Muchos son los que se preguntan una y mil veces si existió Jesús, y hay que respetarlos. Pues todo el mundo tiene el derecho a pensar y alguna que otra vez a reflexionar. Pero lo que sí es verdad y curioso es, que muchísimos historiadores como creyentes piensan que existió más por el peso de su figura que otra cosa, porque hay que tener muy en cuenta, que nada tiene que ver la existencia de un personaje histórico tal como después se transmitió a la posteridad su figura, sus hechos y muerte, es ahí donde tenemos que tener cuidado con lo que nos han contado, porque es cuando más se transforma a Jesús al antojo de los que más de una vez seguro cambiaron su historia.

Foto de Benito Álvarez .

Retablo de la Capillita de la Pura y Limpia.


Fue el 2 de Junio de 1753, cuando se contrató el retablo de la Capillita de la Inmaculada del Postigo al tallista Juan José González. Retablo para albergar a la imagen de la Pura y Limpia que venía a sustituir a la primitiva pintura Mariana de donde surgió la devoción.

La sensiblería .


La sensiblería de muchos son como las galletas, que cuando las mojas en leche se desmoronan.

Dedicado a todos esos sensibles de todo menos de su Familia.

Si los Reyes Católicos.


Si los Reyes Católicos estuvieran hoy con nosotros la Toma que Toma no hubiera sido de Granada, hubiera sido de España entera y sus televisiones cochambrosas.

La calle Alcaicería de la Loza.


Fue el hombre primitivo de esta calle Alcaicería, llamándose en el siglo XVII ya Alcaicería de la Loza por venderse en ella este artículo. Antiguamente estos sitios fueron también llamado de la Ollería, y hasta puertas tuvieron en sus entradas que se cerraban de noche. Existió en una de estas entradas a la calle hasta el siglo XIX un retablo dedicado la Concepción, algo muy normal en la Sevilla antigua donde estaba llena de retablos callejeros, hoy tal como está la cosa, se llevarían hasta la pared del retablo.

No hay un tonto más grande.


Frases Cofrades.

No hay un tonto más grande, que el cofrade que se cree dueño de su Hermandad cuando ni de su casa lo es.

Música de Semana Santa .


A la Música de nuestra Semana Santa y a sus músicos tendríamos que tener en un altar. Pues hacen una labor que es inhumana, sacando horas de donde no pueden para hacernos llegar esos inconfundibles sones de la Pasión. Diferente es el tema de algunos compositores, que confunden estas composiciones con alguna banda sonora de película o de discoteca. Pero quitando esto, mi enhorabuena a todos los que forman este maravilloso mundo que es la música, esa que nos lleva y nos hace recordar momentos inolvidables en cualquier calle o plaza.

El critiqueo de cotorras.


El critiqueo de cotorras es lo que mas le gusta a más de un cofrade. La historia de sus Cofradías les importan un carajo.

La Alameda de Hércules.


Desde que creara la Alameda de Hércules en 1574 el Conde de Barajas, Asistente de la Ciudad ha sufrido algún que otro cambio para peor, como su suelo, farolas horteras y algunas cosas más. Pero sin dejar de perder el encanto y la picaresca que a esta Alameda caracteriza por los grupos de Bohemios que en ella suelen parar. 

Es la Alameda  el Jardín Público más antiguo de Europa. Pues el Paseo del Prado de Madrid de 1570 se remodelaría  en el siglo XVIII entero, por lo que el paseo sevillano es el primero y en el que algunas ciudades como pueblos se han inspirado en el.

Los terrenos de la Alameda fueron pantanoso por las crecidas continuas del río, por eso el Conde de Baraja los pobló con hileras de árboles frondosos, estatuas y fuentes que surtían a la población con agua procedente de la famosa Fuente del Arzobispo. La Alameda  tuvo nombrado un Aguacil que la vigilaba y estaba pendiente del riego y limpieza, destacando de esta las dos columnas sacada de un templo romano dedicado a Hércules que existió en la calle Mármoles, en la que vemos sobre ella las estatuas de Julio César, restaurador de Híspalis y Hércules, mítico fundador de la Ciudad, obras de Diego de pesquera.