lunes, 14 de julio de 2014

Calle Chapineros de Sevilla.

Esta calle se llamó en la Edad Media Chapineros por el gremio que fabricaban zapatos, calle que también fue llamada por Arquillo de Chapineros por encontrarse a su entrada. 

Vivió en el número 6 de dicha calle la aristocrática familia Guillén de Laredo en el siglo XV y XVI.

Calle Cuna de Sevilla.


Se llamó esta calle en 1248, Arqueros por haberse otorgado a estos soldados en el Repartimiento. Pasando en el siglo XV a llamarse Carpintería por los de este gremio u hospital. 

Es en 1739, al construirse la Casa Cuna u Hospicio de niños expósito y huérfanos cuando se llamó Cuna, siendo el Cabildo Catedral  quien fundó esta  junto a su templo antes de 1456, según el historiador Matute.

Cuatro Esquinas de San José.


Así se llamó antiguamente el lugar donde actualmente es calle Jovellanos, que desemboca en la calle Sierpes por la Iglesia de San José.

Dos Ferias para Sevilla.


Tiene la Feria de Abril sus antecedentes más remoto en la Edad Media, después de la Reconquista de Sevilla el 23 de noviembre de 1248 por el rey Fernando III, por lo que el rey Alfonso X,  conociendo la importancia que para Sevilla tenía el comercio y el intercambio de mercancías, por una  carta fechada en Toledo el año 1254, concede a Sevilla dos  Ferias de 15 días de duración cada una.

La carta de contenido curioso y de estilo más bien sencillo decía, que “su padre el rey Fernando III otorgó para siempre a la ciudad de Sevilla dos Ferias, la primera, que se celebraba 15 días antes o después de la Cuaresma y la segunda, que se celebra 15 días antes o después de la festividad de San Miguel”. Pero no es hasta 1847, los antecedentes más próximos a la Feria actual, en la que la reina Isabel II autorizó la propuesta qué se hacía de crear una Feria en el mes de Abril en Sevilla, siendo la propuesta por el catalán Narciso Bonaplata y el vasco José María Ibarra, en la cual se exponía que los agricultores sevillanos pudieran adquirir ganado para realizar las faenas del campo sin tener que desplazarse a otras ciudades cercanas, celebrándose por primera vez en el año de 1848, en el Prado de San Sebastián.

Los títulos de Sevilla y su escudo.


Sevilla tiene en su escudo un lema que se corresponde con las sílabas NO-DO y entre la misma una madeja en posición horizontal. La lectura de este lema significa cuando el rey Alfonso X “EL Sabio” agradecido por el apoyo que le prestó el Ayuntamiento de Sevilla en su lucha contra su hijo el Infante don Sancho, quiso poner en el escudo algún lema que recordará siempre el que no lo habían dejado en su lucha, de ahí el NOMADEJADO. 

En el escudo aparecen el Rey San Fernando con corona y espada, y a sus lados los Obispos San Isidoro y San Leandro, con mitras y báculos.

Con respecto a los títulos que ostenta la ciudad son los siguientes: El título de Muy Noble, que proviene de la conquista de Sevilla por el rey Fernando III, “El Santo” y aparece en el Privilegio Rodado que concede a Sevilla el Fuero de Toledo y que tiene fecha del 15 de Junio de 1250 y en el que se dice entre otras cosas lo siguiente: “cuanto mayor es y más noble Sevilla que las otras ciudades de España”. El título de Muy Leal se lo concedió a Sevilla el rey Juan II con fecha 4 de Octubre de 1441, como agradecimiento por la lealtad que tuvo la ciudad con el Infante D. Enrique de Navarra cuando vino a tomar esta. La Real Cédula en la que se le concedía el título terminaba diciendo:“de aquí en adelante esta Ciudad además del título de ser llamada Muy Noble, será llamada Muy Leal”. El de Heroica procede de una Real Cédula otorgada por el rey Fernando VII, en la que se decía que el motivo de la concesión era por su “acrisolada lealtad y contribución a la victoria de la célebre batalla de Bailén, que fue origen de los felices resultados de mi libertad y de la Nación”. El título de Invicta le fue concedido por la Reina Isabel II con fecha 15 de Agosto de 1843, tras el bombardeo de la ciudad por las tropas del Regente Espartero, que eran mandadas por el general Van Halen, dándose la circunstancia de que fue el primer documento oficial que firmó la Reina siendo todavía una niña, y por último el título de Mariana, qué se le otorgó a Sevilla el 6 de Diciembre de 1946, como agradecimiento al haberse distinguido a lo largo de su historia por su gran amor y devoción a la Santísima Virgen María.


Cruces de Mayo.


Según los historiadores esta celebración de las Cruces de Mayo se remontan a una fiesta llamada de la Exaltación de la Cruz, que a partir del siglo VIII se celebraba por la cristiandad el día 3 de Mayo.

 El motivo de la celebración fue el de la importancia del hallazgo por la madre del emperador Constantino de la Cruz en que murió Jesucristo. Según la leyenda no dejó en su empeño de encontrarla hasta que apareció en el lugar donde estuvo enterrado Jesús y sobre la cual se había levantado un templo dedicado a Venus.

Destruido el templo, según la tradición, aparicio la Cruz de Cristo y la de los ladrones, contando la leyenda que tras haber derrotado a Magencio, Constantino entro en la ciudad de roma siguiendo una Cruz que se le había aparecido en el cielo  y en  la que vio el signo de la victoria. Lo que permite en afirmar que las Cruces de Mayo tienen un origen cristiano, las que prohibió el Cardenal Spínola a causa del sentido profano que llegaron a tener, como casi todo hoy.

Un día como hoy.Convento del Carmen.


Un día como hoy 14 de Julio de 1845, se desplomó el techo de la Iglesia del Convento del Carmen y se trasladan las imágenes de las Cofradías que allí residían a la Parroquia de San Vicente.

Un día como hoy. Montesión.


Un día como hoy 14 de Julio de 1697, la Hermandad de Montesión es agregada a la Basílica de San Juan de Letrán.