miércoles, 16 de agosto de 2017

Los libros.

Los libros nos ayudan a comprender nuestra historia, no a desterrarla.

El retablo cerámico de la Virgen del Rosario del Museo de Bellas Artes de Sevilla .

Este fantástico azulejo se encuentra en el no menos fantástico Museo de Bellas Artes de Sevilla en el Patio del Aljibe, segunda pinacoteca de España y muy poco visitado ya no sólo por muchos sevillanos, sino por propios estudiante de Bellas Artes y hasta de Historia del Arte.

Es el autor del azulejo  Cristóbal de Augusta en 1577, ayer mismo, de 1,50m X 1,62m. procediendo dicha pieza del Convento de Madre de Dios. Tiene este azulejo la curiosidad de que Cristóbal de Augusta se pudo inspirar en una obra del maravilloso pintor sevillano Luis de Vargas al realizarlo, toda una joya.

Como vemos en la foto, se representa en el azulejo a la Virgen del Rosario con el Niño ante Santo Domingo con un lirio, Santo Tomás de Aquino que porta una maqueta como doctor de la Iglesia y pluma y San Pedro de Verona, todos estos a la derecha, y a la izquierda Santa Catalina de Siena con corona de espina y otras dos Santas, todas dominicas al igual que los Santos por ser la Virgen del Rosario su advocación. Una joya de Museo dentro de un Museo.

La Cruz de los Ladrones.


La Cruz de los Ladrones estuvo antiguamente en el camino que unía Triana con la Cartuja, Cruz pequeña de piedra tallada sobre una columna con capitel del sigilo XVI. Hoy, tras la restauración de la Cartuja para la Expo del 92, se encuentra la Cruz con la Piedad en una hornacina cerca de la puerta principal de la Iglesia del Monasterio de Santa María de las Cuevas.

Cuenta la leyenda y no yo ni usted, que unos ladrones robaron joyas a la Virgen de las Cuevas y huyeron toda la noche en una misteriosa oscuridad, la que los llevo muy próximo al Monasterio donde fueron detenidos, siendo en este lugar donde se erigió la Cruz, la que se conoce como la "La Cruz de los Ladrones". Como ven, hasta los Ladrones tienen su Cruz, hoy sin embargo tienen hasta yates y grandes mansiones, es que el mundo este está como...

Azulejo de la Divina Pastora de Manuel Castellano.


Este azulejo de la Divina Pastora de 1,20x 1,95m. se encuentra en el compás del Convento de Capuchinos de Sevilla, obra de Manuel Castellano Sánchez de su taller particular de Jerez de la Frontera (Cádiz).

Se puede apreciar en dicho azulejo las columnas de la Alameda de Hércules y al fondo la Giralda.

Foto de Sevilla, vida y leyenda.

Azulejo de la Divina Pastora de Capuchinos.


Maravilloso y fino retablo cerámico podemos ver en el Convento de Capuchinos de Sevilla, el que representa a la Divina Pastora y realizó en 1921 Don Enrique Orce.

El médico Federico Rubio.


Nació Don Federico Rubio y Gali en el Puerto de Santa María el 30 de agosto de 1827 y falleció el 31 de Agosto de 1902, uno de los médicos que más destacaron en el siglo XIX. 

Estudio Medicina en Cádiz y luego se estableció en Sevilla, donde creo la Escuela Libre de Medicina y Cirugía, siendo regidor municipal y miembro de la Junta Constitucional de Gobierno de Sevilla por su actividad política tras el destronamiento de Isabel II, como también Diputado en las Cortes, Senador de Sevilla y embajador en Londres por el Gobierno de Castelar. Toda una eminencia y con una gran vocación en su profesión, la que hoy les falta a muchos.

Se trasladó Gali a Madrid en 1874, donde fundó el Instituto de Terapéutica Operatoria en el Hospital de la Princesa. Don Federico Rubio y Gali tiene en Sevilla una calle, la que muchos conocerán pero seguro que no por este personaje de la Medicina.

Santo Domingo del Val en la Iglesia de Santa Nicolás.


En la nave del Evangelio de la Iglesia de San Nicolás de Sevilla podemos ver a Santo Domingo del Val o Dominguito, como se le conoce al Patrón de los Monaguillos en un altar de estilo neoclásico de 1815.

Según la leyenda, fue Dominguito un mártir secuestrado por judíos, los que le dieron muerte al igual que la Pasión de Cristo. Bajo el Santo hay una placa con su leyenda.

Santo Domingo del Val.