miércoles, 22 de mayo de 2019

La marcha Flor de Sevilla.


Foto Wikipedia.

Hace unos días releyendo el magnífico libro y no como otros, pero poco leído como poco conocido por muchos sabios capillitas del Director de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, Don Francisco Javier Gutiérrez Juan, me siguió llamando la atención esta marcha dedicada a Sevilla para la Exposición Iberoamericana de 1929 llamada "La Flor de Sevilla" (no la confundan por favor con una marcha de Semana Santa). Una marcha que como todas y gracias a la investigación de incansables historiadores tiene su historia.

Es la "La Flor de Sevilla" una Macha militar, la cual fue compuesta como ya hemos dicho en 1929 para la Exposición Iberoamericana de Sevilla. Pero se preguntaran más de uno por quien. Pues la compuso el músico John Philip Sousa (Washington D.C. 6-11-1854/Reading, Pennsylvania 6-3-1932. Y no fue por casualidad, para nada teniendo en cuenta que Sousa fue hijo del trombonista Juan Antonio Sousa, quien nació en Sevilla de descendencia portuguesa. Tiene esta marcha la curiosidad de que se puede leer en su partitura la dedicatoria con la frase en castellano: "Quien no ha visto Sevilla no ha visto maravilla".  Una verdad como una Catedral de grande, le pese a quien le pese.

A Jhon Philip Sousa se le conoció como "El Rey de las marchas", y este sobrenombre se lo pusieron por sus 140 marchas creadas por él, con la diferencia de que hoy a muchos músicos de nuestra Semana Santa habría que ponerle el sobrenombre de "El Rey de las mamarrachadas" por la baja calidad de muchas de sus composiciones, que algunas veces parecen de todo menos una buena marcha.

Este gran músico fue el Director de la Marine Band y más tarde formó su propia orquesta, la Sousa's Band. Y compuso óperas como poemas sinfónicos, como también inventó una variante del helicón que lleva su nombre: Sousafón.