lunes, 16 de enero de 2017

A la escoria.


A la escoria que no es otra que el mismo ser humano nunca se llega a conocer.

El apellido.


Es curioso que que el primer apellido sea siempre el del padre y el segundo el de la madre. ¿Pero y el del querío de la madre o la quería del padre?.

Abrir una lata de atún.


Por fin he conseguido que al abrir una lata de atún no se me quede nada en el borde.

En las Hermandades.


En las Hermandades con tantos enfrentamientos parecen que están todavía en la Guerra Civil. Pero que conste, que este enfrentamiento es provocado por sus mismos integrantes.

Hijo Predilecto.


Hijo Predilecto. Que bien suena y que pocos son los que se  merecen llevar este título..

El Cirineo de la Hermandad de San Isidoro.


El Cirineo de la Hermandad de San Isidoro está considerado como la mejor obra secundaria de la Semana Santa sevillana, obra de Francisco Antonio Gijón en 1687. En este portentoso Cirineo podemos ver los magníficos pliegues de sus ropas con una perfección casi real, al igual que su rostro, manos y postura, toda una obra cumbre en el arte de la imagirinería.

En una de las cartelas que posee el fantástico paso del Gran Poder de Sevilla, podemos ver un Cirineo con un grandísimo parecido al de San Isidoro también de Ruiz Gijón. Un Cirineo que no sólo es el mejor en su estilo de  Sevilla, sino también fuera de Sevilla.

Foto ABC.