martes, 29 de agosto de 2017

El cáncer de las Cofradías


El mayor cáncer de las Cofradías son los muchísimos hijos de la gran puta que pululan por ellas y a veces como si estuviesen en un bar de carretera.

La Virgen de la Salud no necesita altar.


Que se entere el párroco de San Gonzalo, que la Trianera Virgen de la Salud no necesita altar ninguno, porque ya lo tiene en el corazón de sus hijos, el mejor altar que pueda existir. Buenas noches señor párroco, que la virgen de tan bella advocación le dé a usted y a un servidor mucha salud.

El manto de Nuestra Señora de la Victoria de las Cigarreras.

Este maravilloso manto y uno de los más sublimes de la Semana Santa sevillana, pertenece a la magnífica Dolorosa de la Victoria de la Hermandad de las Cigarreras. Un manto que fue diseñado por Pedro Domínguez,  el que se basa en el estilo arquitectónico plateresco del ayuntamiento sevillano y bordado por el genial Juan Manuel Rodríguez Ojeda en oro y sedas de colores en 1898, con aplicaciones de lentejuelas y de estilo renacentista con una a gran cenefa.

Si hay que destacar algo por destacar de este soberbio manto sería todo, sin dejarnos nada, pues obras como esta ya hoy cuesta trabajo de ver. Pero destacaremos su óvalo central, en el que se representa a la Virgen con su Hijo en brazos, rodeado de hojas de acantos y unos Ángeles como también cestas de flores. Una joya que engrandece aún más el Jueves Santo sevillano.

Foto de Arte Cofrade.

El Simpecado de la Hermandad de Santa Cruz .


Este bello Simpecado fue diseñado por Ignacio Gómez Millán y ejecutado en los Talleres de Caro en 1928, siendo restaurado en 1997 por Francisco Carreras que pasó los bordados a nuevo terciopelo, destacando del mismo su imagen de la Inmaculada en el centro de madera y policromada de Manuel Galiano.

El vástago y la Cruz que lo remata al Simpecado es de plata de ley, obra de orfebrería realizada por los Hermanos Delgado.

Foto de Rafaes.

Un día como hoy Manuel Machado.


Un día como hoy 29 de Agosto de 1874, nace en Sevilla el poeta Manuel Machado Ruiz.

La imagen de Santa Bárbara del Sagrario de la Catedral.


Esta imagen de Santa Bárbara de una gran calidad se encuentra en un retablo de la Capilla que lleva su nombre en el Sagrario de la Catedral de Sevilla, siendo todo el conjunto del siglo XVII, encontrándose a sus lados Santa Elena y Santa Teresa. 

Es Santa Bárbara Patrona de las tormentas, artilleros, canteros, mineros y todo lo relacionado con explosivo (como por ejemplo, de los molestos petardos que siguen vendiendo y en Navidad nos revientan el oído ).

Si se han fijado bien en nuestra Santa, lleva en sus manos una torre con tres ventanas que tienen su historia, pero la torre no es una cualquiera, es la inconfundible Torre del Oro de Sevilla. Un curioso detalle que el imaginero quiso dejar en la imagen por el gran simbolismo que en Sevilla tiene dicha torre.

Cuenta la leyenda que Santa Bárbara nació en Nicomedia, muy cerca del mar Mármara, y era hija de un Rey llamado Dióscoro, quien la encerró en una torre y ahora comprenderemos el significado de las tres ventanas: Santa Bárbara fue encerrada por su padre en una torre para que los hombres no admiraran su sublime belleza, es cuando Bárbara se convierte al cristianismo aprovechando un día la salida del padre y manda construir tres ventanas, las que simbolizan la Santísima Trinidad.
Al enterarse su padre de todo lo ocurrido y saber lo que significan las ventanas, se descompuso de tal manera que quiso matarla. Por eso, Santa Bárbara se fugó y pudo refugiarse en una peña que estaba abierta milagrosamente para ella. 

La festividad de Santa Bárbara es el 4 de Diciembre. Pero sin petardos ni tonterías.

El sevillano Juan Antonio Cavestany.


Nació Don Juan Antonio Cavestany en Sevilla en 1861 y falleció en Madrid en 1924. Fue Cavestany poeta, escritor y político, quien pasó su infancia en Sevilla como sus primeros años de juventud sobresaliendo ya en la poesía ( esa que cualquiera hoy hace y le llaman poeta).

Tan sólo con trece año publicó un pequeño libro de versos, y antes de cumplir los dieciséis estrenó su obra " El esclavo de su culpa ", el 13 de Diciembre de 1877. La obra más conocida de nuestro personaje en España y fuera, siendo miembro de la Real Academia Española en 1902, quien ingresó con una disertación sobre la copla popular, nada que ver con el programa de Canal...

La vocación a la Política fue lo que le pausó su carrera literaria, la que tuvo que parar por militar en el Partido Conservador, llegando más tarde a ser diputado en seis legislatura y senador en dos. Es por toda su carrera y haber nacido en Sevilla por lo que el Ayuntamiento le dedicó una placa a su memoria en su casa natal de la calle Zaragoza, como también una calle.

El edificio de la Coromina.


El edificio de la antigua Fábrica de La Coromina se encuentra en el barrio de El Porvenir en Sevilla, de gran superficie y obra del afamado arquitecto Aníbal González. Esta Fábrica estaba dedicada a la fabricación de ácido carbónico líquido para su utilización en bebidas gaseosas o carbonatadas.

Destaca como en otros edificios de Aníbal González en este de El Porvenir, sus muros de ladrillo visto. Un edificio que tuvo como toda fábrica su chimenea pero desapareció, las que de verdad dan de comer y bienestar, pues en los sitios que no encontremos más de una chimenea echando humo chungo, sólo nos encontraremos mucho paro y mucha ruina, lo que les interesan a nuestros políticos de mierda. 

Hoy el edificio está ocupado por los servicios de publicaciones de la Universidad de Sevilla.

Foto Wikipedia.

El Corral del Conde.


El Corral del Conde se encuentra en la sevillana calle Santiago, llamado así por haber pertenecido al Conde Duque de Olivares. Un Corral precioso con la arquitectura popular sevillana de los tantísimos que existieron y hoy desaparecidos.

De origen musulmán es este Corral, con una reestructuración mudéjar y arquitectura popular del siglo XVIII, que es a la que más se relaciona. En el Corral se realizaron obras de reforma y restauración entre 1982 y 1983 para su adaptación a edificio de apartamentos, siendo el encargado el arquitecto José María Martínez Escribano.

El edificio se encuentra actualmente muy bien conservado, el que junto con su patio central están catalogados Patrimonio Histórico Cultural.

El Palacio de Altamira.


Este gran Palacio de Altamira se encuentra en Sevilla en el barrio de San Bartolomé, en la calle Santa María la Blanca. Fue después de 1391, al despoblarse la judería cuando estos terrenos pasaron a manos del Justicia Mayor de Castilla, Don Diego López de Zúñiga, quien mandó levantar el bellísimo Palacio.

Ya en el siglo XIV, el Palacio quedó ligado al Condado de Altamira, de donde le viene el nombre. Un Palacio que fue de la nobleza hasta el siglo XIX, que pasó a ser casa de vecindad en alquiler, siendo en 1999 rehabilitado por el arquitecto Francisco Torres Martínez y hoy sede de la Consejería de Cultura del Ayuntamiento Sevilla, la que cada vez vamos en España teniendo menos.

Destaca del edificio un bellísimo Patio parecido al del Palacio Mudéjar del Alcázar sevillano, como también artesonados de madera y bóvedas sobre trompetas con los escudos de las familias Altamira y Guzmán, o las ricas yeserías del siglo XVI y el mirador que se encuentran en uno de sus extremos. Dicho Palacio fue catalogado Bien de Interés Cultural en su categoría de monumento en 1990.