sábado, 19 de mayo de 2018

La Capilla de los Marineros.



La Capilla de os Marineros se encuentra en la trianera calle Pureza, de estilo arquitectónico sevillano de la segunda mitad del siglo XVIII. Es de planta rectangular y en su portada vemos una imagen de barro cocido en una hornacina de la Inmaculada Concepción, obra del imaginero Antonio Illanes en 1962, portada que se corona por una espadaña.


Dicha Capilla se divide en tres naves, la central y dos laterales. Destacando de la misma el artesonado tallado de su techo, realizado en madera de pino procedente del desaparecido Colegio Villasis. Con una curiosa lámpara central, tallada en cristal del siglo XIX procedente del desaparecido Café Gran Brit.

El Cristo de las Tres Caídas de la Hermandad de la Esperanza de Triana.



El Cristo de las Tres Caídas de la Hermandad de la Esperanza de Triana está atribuido al escultor Marcos Cabrera, hacia 1595. Es una imagen realizada en madera y policromada de candelero para vestir, de 1,14 metros de alto.


Lleva la Cruz sobre el hombro izquierdo, y la mano derecha apoyada sobre una pequeña roca. De las restauraciones que ha tenido a lo largo de su historia destacamos la de Manuel Gutiérrez Reyes Cano a finales del siglo XIX, quien le cambió el primitivo pelo natural por una cabellera de pasta de madera, y la restauración de Luis Álvarez Duarte en 1983, modificando levemente el pelo y haciéndole un nuevo cuerpo por el ma estado que sufría.

Capilla de la Universidad.



La Capilla de la Universidad de Sevilla se construyó entre los años 1756 y 1763, en el recinto de la conocida Real Fábrica de Tabacos, hoy sede de la Universidad Hispalense. Sus obras fueron llevadas a cabo bajo la dirección del ingeniero militar Sebastián Van der Borch, encargado  por aquella época de las obras de la Real Fábrica.


Dicha Capilla es un pequeño edificio exento, el cual se levanta enfrente de otro igual que fue la antigua cárcel de la Fábrica, siendo en sus orígenes un templo de una sola nave. Una Capilla que dos siglos después fue ampliada a tres naves, la que llevó a cabo en un proyecto fechado el 28 de Julio de 1965 Antonio Delgado Roig y Alberto Balbotín de Orta, los que también se encargaron de la adaptación de la antigua Fábrica de Tabacos.

Santa Elena y la Hermandad de la Estrella.


Como bien es sabido, fue Santa Elena la que descubrió el Santo Madero de la Cruz e impulsora de su devoción, por lo que se asocia al título del Triunfo del Santo Lignum Crucis que ostenta la trianera Hermandad de la Estrella.


En el retablo de Nuestro Padre Jesús de las Penas podemos ver a Santa Elena en una de sus hornacinas laterales. Obra del imaginero sevillano José Antonio Navarro Arteaga en 1993 en madera policronada, de 80 centímetros de altura y con ricos estofados de oro en sus ropajes, enriquecida con pedrería por su condición de emperatriz romana abrazando la Cruz, con aureola de plata y diadema tallada en la misma imagen.

El Señor de las Penas de Triana.


Esta fantástica imagen como es la del Señor de las Penas de la Hermandad de la Estrella de Triana ha sido atribuida según distintos autores a varios imagineros, ya Celestino López la atribuía a Jerónimo Hernández ,  y Heliodoro Sancho Corbacho a Pedro Roldán.

Foto ABC.


Pero sería tras la restauración de la imagen en 1997, realizada por Raimundo Cruz Solís, Isabel Poza Villacañas y Joaquín Cruz Solís en las dependencias del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, cuando salió a la luz un documento que se encontraba en el interior de la peana. Documento que hace mención al gran imaginero de origen flamenco José de Arce en 1655, una espléndida imagen, de la que destacamos su bella expresión del rostro y sus manos orantes.