viernes, 29 de mayo de 2015

Cae la noche.


Cae la noche y muchos la celebran en familia, otros con amigos, otros con conocidos, otros solos y muchos solos, pero en la calle. Por esto cuando nos quejamos de la soledad, que muchas veces nos invade es para reírse de que aún todavía al menos la tenemos ¿cuánto darían los que tirados en las calles están de tenerla como compañera bajo un techo? Un techo donde pensar y relajarse, no en esa universidad que muchos estúpidos llaman a la calle porque no la conocen, una universidad donde se puede aprender muchísimo, pero también caer en lo más profundo del Infierno, ese que no es el que nos han contado, porque el verdadero Infierno es estar tirado en la calle, no estar en ella, sino tirado, sin protección, sin nada, sin saber a donde ir, sin saber a quien pedir ayuda y sin conocer la palabra futuro. Porque en la calle igual que en la selva, desde que se abren los ojos hasta que se cierran todo es supervivencia. Buenas noches y admiren a la soledad, pero bajo un techo

Seguimos.


Seguimos pero sin invitar al Desordenado Consejo jajajajajajajajajajajajajajajajaja

Empezando.


Empezando para descojonarme de los imbéciles y seguidores.

Como la vida misma . Tonterías.


Más tonterías que una tienda a leuros.

Para ser periodista.


Parece ser, que para ser hoy periodista los más jóvenes lo van a tener fatal. Pues o le ríes las gracia a la manada de periodistas falsos que hay, te une al partido político que ellos quieran o te comes un ...

¡Quien se fue de Sevilla perdió su silla!.


Exclamación que se le dice a alguien que por ausentarse ha perdido un lugar que ocupaba.

Era en el siglo XV, y hallábase Galicia en plena revuelta social, cuando en 1460, don Alonso de Fonseca, Arzobispo de Sevilla consiguió que nombrasen a su sobrino, quien también se llamaba Alonso de Fonseca, Arzobispo de Santiago. Pero temeroso de la mala situación gallega, el joven le pidió a su tío que intercambiasen sus titulos durante un tiempo. El Arzobispo de Sevilla accedió y fue a Santiago cuatro años, hasta que las cosas se arreglaron un poco.

 Cuando regreso a Sevilla se encontró con el desagradecido sobrino y mamoncete que no quería apear de la silla sevillana, tuviendo que acudir al Papa y el Rey el tío del joven Arzobispo para que se fuera de una puta vez a Santiago y fueran ahorcados todos aquellos que lo habían apoyado, ¿ que tendría la silla de Sevilla?.

El 17 de Mayo de 1473 muere el Arzobispo en la villa de Coca.

El levantamiento de El Escorial.


Fue el 10 de Agosto de 1557 en la batalla de San Quintín, que tuvo como escenario la ciudad francesa de Saint-Quentin, ubicada al norte de París, cuando Francia y España se disputaban el control de Europa Occidental, siendo Felipe II quién ordenó la invasión de Francia desde Flandes. 

La batalla fue una brutal carnicería y la ganó España el día de San Lorenzo, que en honor al Santo y al triunfo se erigió el gran Monasterio del Escorial.

Felipe II y El Escorial.


Como la vida misma . Al sabio.


Al sabio una palabra le basta, al imbécil 5.000  y sigue sin comprender absolutamente un carajo. Cosas de imbéciles.