domingo, 4 de octubre de 2015

Soñaron.


Con solo ver aparecer un trocito del Palio más hermoso que los Macarenos soñaron y que se les hizo realidad, ya a Ti te sentimos como si nunca te hubiésemos visto Macarena. Para que cuando estés frente a nosotros, solo pedirte y enmudecer por no poder hablar ante la hermosura de Tu Esperanza, Macarena.

Desconozco el autor de la foto.

La Inmaculada de Juan de Mesa del Convento de San José.


Preciosa Inmaculada conserva el Convento de San José entre sus muros, obra realizada en 1610 por el gran imaginero Juan de Mesa, la cual estuvo mucho tiempo atribuida a su maestro Juan Martínez Montañez como otras obras del artista cordobés, y que luego salieron a la luz como obras de Juan de Mesa.

La Inmaculada destaca por su sencillez y su gran belleza. Tiene en su cabeza una aureola de doce estrellas, un riquísimo manto estofado que recoge con sus manos juntas ante el pecho y es conocida como la Inmaculada Carmelitana. Toda una maravilla de las tantas  que hizo el hombre que dejó a Dios en Sevilla, el Gran Poder.

Santa Ana y la Virgen Niña del Convento de Santa Ana .


Puede presumir Sevilla de tener varias representaciones de la Virgen Niña con su Madre Santa Ana, siendo todas de una grandísima calidad como la que nos podemos encontrar en el retablo mayor de Cristóbal de Guadix en el Convento de Santa Ana.

El grupo escultórico de la Virgen Niña con Santa Ana ocupa la parte alta del retablo mayor, obra realizada por el grandísimo escultor Juan Martínez Montañés en 1627. Destacando los ropajes de ambas imágenes, los que están hecho con una caalidad que solo los grandes artistas como Montañés supieron crear y que hoy podemos seguir deleitándonos con imágenes como esta.

Santa Ana con la Virgen Niña de Montañés en el Convento de Santa Ana.