domingo, 12 de mayo de 2019

El Cristo del Humilladero de Azuaga.

Foto de Todocoleccion.

El Cristo del Humilladero llegó a Azuaga (Badajoz) hacia 1625, por donación del Capitán Juan de la Guardia. Este Crucificado es del afamado imaginero Francisco de Ocampo, y del que podemos ver un enorme parecido con el del Cristo del Calvario de la Hermandad sevillana del mismo nombre, aunque hay que decir, que este de azuaga lo que es su estudio anatómico es mucho más perfecto. Un Cristo muy desconocido por muchos cofrades a pesar de su gran valía.

Del Cristo del Humilladero destacamos su paño de pureza, el que se asemeja al Cristo de los Desamparados de la Iglesia sevillana del Santo Ángel y su maravilloso rostro, siguiendo modelos montañesinos. Todo una auténtica obra de arte.

Dicha imagen tiene fama de ser muy milagrosa. Ya el 16 de Junio de 1639 al fraile mercederario Francisco de Chaves Ponce de León le devolvió la vista, por eso siempre tiene muchísimos exvotos.

El Cristo de la Vera Cruz de Sanlúcar de Barrameda.



El maravilloso Cristo de la Vera Cruz de Sanlúcar de Barrameda sale por sus calles todos los Viernes Santo, una talla del siglo XVII atribuida al círculo del grandísimo imaginero Francisco de Ocampo. En el que si nos fijamos bien, nos daremos cuenta al instante que estamos viendo al Cristo del Desamparo y Abandono de la Hermandad sevillana del Cerro del Águila por su enorme parecido, y del que podríamos decir sin equivocarnos su hermano gemelo.

Esta realizada la imagen del Cristo sanluqueño en madera de cedro policromada, de estilo barroco. Uno de los grandes Crucificados no sólo de Sanlúcar, sino de Andalucía.

Se presenta al Cristo de la Vera Cruz muerto en la Cruz, la cabeza hacia el lado derecho, brazos colgados del travesaño y manos abiertas. Su sudario es de los que se denominan del tipo cordífero, descansado el lazo en la cadera derecha y dejando al descubierto el costado. Este interesantísimo Cristo se encuentra en la no menos interesante Iglesia de Nuestra Señora de la O en un retablo de 1624, realizado por el arquitecto, ensamblador y escultor Juan de Oviedo y de la Bandera. Dicha imagen fue restaurada en el año 2005 por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.