miércoles, 2 de diciembre de 2015

Curiosidades sevillanas. Enigmáticas pinturas en la fachada de la Catedral.


Cuándo se hicieron las limpiezas de los muros de la Catedral  sevillana salieron a la luz unas enigmática pinturas de color rojizo, las cuales sorprendieron a muchos curiosos e historiadores.

Inscripciones como esta también aparecen en el Archivo de India, unas inscripciones que parecen graffitis de hoy sin tener nada que ver, llamándose vítores.

 Los vítores o víctores eran unas inscripciones de reconocimiento a la consecución de un doctorado. También una cartela recordatoria de un acto o festejo del que se quería dejar memoria, no como hoy algunos hijos de putas que pintan cochinadas en las fachadas de cualquier templo y no templo.

Y como curiosidad comentar, que en Salamanca por sus Universidades se encuentran muchísimas pintadas como las que aparecieron en la Catedral sevillana.

Curiosidades sevillanas. Cruz de la Inquisición.


Con una cruz como la que vemos habría que darle a más de uno en la cabeza. Pero como no le vamos a dar por no pagarle los daños no nos liamos más y empezamos.

Esta Cruz se encuentra situada en el Arquillo del Ayuntamiento por el lado de la Plaza de San Francisco, dicha Cruz pasa tela desapercibida ante extranjeros como también ante muchos sevillanos, que algunos pasan hasta dos y cinco veces al día. Una Cruz que no deberíamos de ignorar por lo que representa para no volver a repetir la historia, y muchos dirán ¿que representa? Pues la conmemoración del último Auto de Fe de la Inquisición en Sevilla, por ser estos celebrado en la Plaza de San Francisco y que hoy gracias a Dios ya no se celebran.

Curiosidades sevillanas. Calabozos de la cárcel de la antigua Real Fábrica de Tabacos.


La Universidad de Sevilla, fue en tiempos pasados la Real Fábrica de Tabacos,  y ya sé que no es ninguna curiosidad, lo digo porque siempre salta la liebre o el listo de turno.

Pero lo que sí creo que es una curiosidad o lo que lo quieran llamar es la propia guardia que vigilaba entre otras cosas los delitos del contrabando y su propia cárcel y Capilla, que  desde que se convirtió en Universidad y hasta hoy acoge a la Hermandad de los Estudiantes, siendo de destacar los calabozos  que hoy son despachos de profesores y que a más de un alumno y no digo a todos le vendría bien un día o dos en uno.

Curiosidades sevillanas. Puente "El Paquito".


Esto lo pueden tomar como guasa o gracia sevillana, yo particularmente lo tomo por lo segundo.

 Como muchos sabrán y otros no, el puente del V Centenario de la desastroza Expo'92 tiene un  segundo nombre que le puso el pueblo llano: "El Paquito", por su gran parecido al conocidísimo Golden Gate de San Francisco, y sin tener nada que ver con Franco, que últimamente siempre está en el punto de mira.

Mientras.


Mientras personas mueren a la espera de ser llamada muy tarde de alguna enfermedad por no haber ningún control, nos seguimos preocupando de tonterías como la Navidad y en algún que otro político.

Curiosidades sevillanas. Una playa en Sevilla.


Por tener Sevilla tuvo hasta playa, una playa muy singular desde los años 20 a los años 60 en una de las orillas arenosas del río Guadalquivir, en la zona donde se encuentra hoy el Puente del Quinto Centenario.


Fueron muchísimas las personas que se bañaron en esta peculiar playa, la cual fue bautizada con el nombre de María Trifulca por la malísima fama que cogió debido a grandes peleas, ahogos y hasta un sinfín de cosas más. Gracias a Dios hoy podemos decir como la canción, "aquí no hay playa".

Foto ABC.

Un poco de historia sobre la Hermandad de la Cena.



La Hermandad de la Cena es la fusión de otras tres: la del Cristo Humillado (luego llamada de la Humildad y Paciencia) fundada en el Hospital de San Lázaro en el siglo XVI, la de Nuestra Señora del Subterráneo fundada en San Nicolás, que se unió con la anterior y la Sagrada Cena fundada en Omnium Sanctorum en 1580. Todas se fusionan en una sola en el año de 1621 en la Iglesia de San Basilio, donde residían  por diversos avatares y la Hermandad tuvo Capilla propia  en la Iglesia, compartiendo residencia con la Hermandad de la Esperanza Macarena y con la que llegaron a procesionar juntas hasta el 1624 (esto es Hermandad y no otras cosas).


Se fusionó en 1997 la Cena con la Hermandad de la Esclavitud, una antigua corporación de 1617 que estaba muy decaída como tantas otras, añadiendo a su Título el de Esclavitud de Nuestra Señora de la Encarnación. Paso esta queridísima Cofradía por momentos muy duros, la cual estuvo a punto hasta de  desaparecer en el siglo XVIII y se recuperó en 1791, que le fueron aprobadas nuevas Reglas por el Consejo de Castilla, Cofradía que sufrió la ocupación francesa en la ciudad y la Revolución de 1868, dejándole sin Capilla y almacén de los pasos.


A lo largo de la historia, la Cofradía de la Cena ha pasado por varias sedes como: San Basilio, San Gil, San Vicente y Omnium Sanctorum, donde perdió en un incendio en 1936 el Apostolado. Fue el Cardenal Bueno Monreal quien concedió el templo de los Terceros a la Hermandad en 1973, donde hoy sigue, siendo la primera Cofradía que en 1948 agregó su Protestación de Fe  a la creencia en la Realeza de María y haciendo voto. Destacar, que la imagen del Señor es la obra cumbre de don Sebastián Santos Rojas, y la bellísima Dolorosa, que aunque esté atribuida a Juan de Astorga, yo particularmente creo que nada tiene que ver, siendo una de las más logradas de la Semana Santa sevillana.