miércoles, 18 de diciembre de 2019

Calle de las Siete Revueltas.



Casi todas las calles de Sevilla tienen su historia y sus curiodidades, como por ejemplo esta de las Siete Revueltas en pleno casco histórico. Calle pequeña de la que destacamos en sus doscientos metros o algo menos siete esquinas.

Fue desde mediados del siglo XV hasta finales del XVI cuando acogió la calle al gremio de herreros, llamándose Herreros o Herrero Viejo al tramo más cercano la calle Jesús de la Pasión. Se conoció bastante la calle por estar en ella algunas de las imprentas más conocida de Sevilla.

Toma su actual nombre desde 1845, donde nos encontramos con el conocido Bar Europa, que abrió sus puertas en 1925.

El Museo de Carruajes de Sevilla.



El Museo de Carruajes de Sevilla como tantos otros de la capital es un gran desconocido. Un Museo que abrió sus puertas el 17 de Octubre de 1999 para exponer magníficos coches de caballos, y que se encuentra en la Plaza de Cuba, en un edificio histórico del siglo XVI del antiguo Convento de los Carmelitas Descalzos.

Dicho edificio fue saqueado por los mamones franceses en la Guerra de la Independencia, el que también fue afectado por la Desamortización de Mendizabal, que lo convirtió en un almacén de madera. Este edificio tuvo varios uso hasta que el magnate cubano, Rafael González Abreu, lo transformó en 1930 en la sede del Instituto Hispano Cubano de Historia de América.

Está dividido el Museo en cuatro dependencias, destacando del mismo el carruaje que utilizó el Marqués de Alcañices en la boda de Alfonso XII, como también la berlina de la Hermandad del Sagrario, que es un carruaje de dos plazas cubierto.