domingo, 30 de octubre de 2016

Creer en la Esperanza.


Creer en la Esperanza es tan sencillo como inevitable: sólo basta verla una ven en la vida.

La Esperanza en el Macareno.


La Esperanza en el Macareno va de adentro hacia afuera; para así repartirla en el mundo.

        Foto de Calvo Pastor.

No hay un echar de menos.

No hay un echar de menos más grande en un Macareno, que el quererte ver y solo poderlo hacer a través de una estampa, Macarena.

El Río Guadalquivir.


Nace el de Río en la Sierra de Cazorla, Río que es mundialmente conocido como el Guadalquivir de Sevilla y el que embellece a sus dos orillas; la de Sevilla y Triana, donde después de la Reconquista efectuada por el rey Santo se asentaron una gran colonia de pobladores, los cuales transformaron a este universal barrio que es Triana.

El Río Guadalquivir ha sido y es en la historia todo un Pilar, hasta Estrabón, Tito Livio y otros historiadores le dieron el nombre de Tartessos, que últimamente está tan de moda, como también  Río Cirzio. Fue llamado Hispalón por Hispalis, como se le decía a Sevilla por aquellos tiempos y en otra época Bthis, que significa casa y hondura. 

Este Río pasó a llamarse en tiempo de los moros Uad-el Kebir, Río Grande, nombre que tras la  Reconquista dejaron foneticamente en el de Guadalquivir, bello como el mismo y presumido para que su Torre del Oro en el se recree.

La calle Castilla.


La calle Castilla de Triana.
Precisamente de donde salió ayer desde la calle Castilla la señera Cofradía de la O por su 450 Aniversario es la más antigua del barrio junto con la calle Río, teniendo el gran privilegio que fue la primera que se formó en esta zona. 

No se debe su nombre como muchos creen al Castillo de Triana, que de una puerta posterior arrancaba la calle, le viene el nombre por el camino que llevaba por Extremadura a Castilla.

Las casas de la calle Castilla estaban construidas no mirando al río, sino al contrario. Tenían unos bellísimos patios que mantenían sus flores y frutales con las aguas del río, cuando el agua era más agua que hoy, calle en la que antiguamente estuvieron unas fábrica de jabón y a las que se conocieron como "almonas".

La calle Castilla.


Porque si Dios.


Porque si Dios nos creo a su imagen y semejanza, estoy seguro de que en el Barrio de la  Macarena nos hizo ante Macareno y después ya lo que quiera.

     Foto de Antonio Tirado.

El Gran Poder es Dios.


El Gran Poder es Dios. Pues no conozco a otro Dios.

No se elige.


A la Virgen de la Esperanza no se elige, Ella es la que te elige.

             Foto de Rafaes.

El imaginero Juan de Astorga Moyano.


Nació este sublime imaginero en Archidona (Málaga) el 22 de Agosto de 1779 y falleció el 10 de Septiembre de 1849 en Sevilla.

Tuvo el artista su formación como imaginero y escultor en Sevilla, donde fue profesor y académico de Bellas Artes en 1810.

Juan de Astorga es reconocido por muchos historiadores y amantes de la imaginería como "el imaginero de la Virgen", siendo sus imágenes de una calidad y maestría insuperable. En Sevilla destaca entre las varias que el artista tiene la Virgen del Buen Fin (1810), la Virgen de la Esperanza de la Trinidad (1820) y la Virgen de la Presentación (1820), sin olvidar el misterio del Duelo a excepción de la Virgen, toda una joya de la Semana Santa.

El fundador de la Hermandad de San Gonzalo.


Y ahora que se habla tanto de la Hermandad de San Gonzalo, aquí traemos a un hermano grande, muy grande, uno de los fundadores como fue don Federico Ávila Cores, quién nació en Sevilla el 25 de Mayo de 1899 y falleció en 1987. 

Fue el año de la fundación de la queridísima Hermandad trianera en 1942. La corporación del Lunes Santo se unió a la Sacramental de la Parroquia por su fundador, la que gracias a personajes tan grande como Federico Ávila  hoy podemos disfrutar a esta queridísima Cofradía del Barrio de León, la que si no existiera habría que inventarla.

El imaginero Grabiel de Astorga Miranda.


Fue Gabriel de Astorga Miranda un gran imaginero y restaurador. Pero siempre eclipsado por la sombra del grandísimo Juan de Astorga Moyano, del quién fue hijo y no pudo superarlo nunca.

 Nació el imaginero de origen malagueño en Sevilla el 23 de Enero de 1804, y fue el creador de la maravillosa Virgen de la Soledad de San Buenaventura, como también del San Juan Evangelista de la Hermandad de Pasión. Es una pena, que no esté lo suficientemente reconocido hoy este artista con la de imagineros que hay que no le llegan ni al tobillo.

Foto El Enfoque Cofrade.

Cambio de hora.


Si algo bueno tiene el cambio de hora es que uno bebe antes y luego también.

Mas que una forma.


Más que una forma de creer, la Esperanza es como aquella Madre que siempre te coge y levanta para seguir adelante.

     Foto de DanielSalvador.