lunes, 5 de febrero de 2018

La Virgen de los Remedios de la Catedral de Sevilla.



La Virgen de los Remedios se encuentra en el altar del  trascoro de la monumental Catedral sevillana, obra realizada hacia 1400 de estilo gótico pintada en tabla. Una magnífica pintura por la calidad en que está realizada, destacando los elegantes trazos de los personajes que se representan.

Aparece la Virgen sentada en un trono, y cubierta con un rico manto. Mientras que en su regazo vemos al Niño Jesús, que mira hacia todo aquel que se acerque a contemplar esta bellísima obra de arte, y al lado de la Virgen un Obispo junto a un donante a sus pies. Una pintura digna de ser contemplada, pero sin prisas para no perderse un detalle.
 

Ningún Paraíso de Dios.



Parece ser, y digo parece ser porque un servidor no estuvo en el momento que el Rey Sabio dijo esta frase: "Pues esta España que decimos tal es como el Paraíso de Dios ".

Particularmente creo que si la dijo estaba más equivocado que una pareja cuando vuelven para intentarlo de nuevo después de uno de los dos haber puesto los cuernos. O a lo mejor no estaba tan equivocado, simplemente es que al encontrarse en la posición en la que se encontraba pues así de bien nuestro Rey veía a España, como otros hoy también la ven al igual que Alfonso.

Yo la frase que hubiera dicho antes como ahora sería la siguiente:
"Pues esta España que decimos tal es como el Paraíso de la Corrupción, el Paraíso de los imbéciles, el Paraíso de los Judas, el paraíso de los desahucios, el Paraíso de los ricos, el Paraíso de los extranjeros, el Paraíso del paro, el Paraíso de los políticos y el Paraíso de muchas ONG que no hacen nada. Y podría seguir, pero no tengo más ganas.



La Cruz Procesional de la Colegiata de Osuna.


Esta joya de Cruz Procesional de estilo gótico tardío se encuentra en la Colegiata de Osuna, obra de Pedro de Ribadeo que realizó en su taller de Valladolid a finales del siglo XV. Dicha Cruz tiene en su nudo grabado la siguiente inscripción: "D. Juan Téllez Girón, IV Conde de Ureña, fundó la Iglesia Colegiata de Osuna, y enriqueció su patronato con esta cruz y otras alhajas MDXXXIV".

Parece ser, que fue el Conde de Ureña quien adquirió la magnífica Cruz en Valladolid, y la llevó a la Colegiata de Osuna hacia 1535. Una Cruz que es una exaltación de la obra redentora de Cristo realizada en el Misterio Pascual, compuesta por figuras de bulto redondo, todas relacionadas con la iconografía cristiana trabajadas a la perfección. Toda una pieza de Museo, que aún hoy se conserva en el rico patrimonio de la Colegiata de Osuna.