lunes, 22 de febrero de 2016

Hermano Mayor .


Y dijo el bohemio: Me quedo con algún que otro Hermano Mayor de Cruces de Mayo, que de Hermandades ya hechas que no saben un carajo.

Torrija.


Y dijo el bohemio: En Cuaresma la torrija de unos cuantos se incrementan con las que se comen.

Centuria.

Parece, que más de uno no  ha escuchado esto o no saben lo que dicen, en fin, esto no es más que La Centuria Romana de la Macarena, la que lleva con sus sones a toda Sevilla a las Puertas del Cielo.


Un poco de historia sobre la Hermandad de la Soledad de San Lorenzo.


El origen de la maravillosa y clásica Hermandad de la Soledad de San Lorenzo es nada más y nada menos, que de cinco Hermandades fusionadas como: la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, las Sacramentales de San Lorenzo y San Juan de Acre, la de Animas de San Lorenzo y la del Rosario de Nuestra Señora de Rocamador. 

Se fundó la de la Soledad en el monasterio de Santo Domingo de Silos, la cual pasó por varias sedes como el monasterio de Santiago de la Espada unos años, en 1568 al Hospital del Amor de Dios, donde sólo permaneció un año, para mudarse de nuevo a la Casa Grande del Carmen, donde la bella Virgen recibió la visita en 1570 del poderoso Rey Felipe II. Hermandad, que volvió otra vez a Santiago de la Espada para ya en 1575 quedarse en el convento carmelita, donde obtuvo un terreno para construir su propia Capilla viviendo una gran época de esplendor hasta la exclaustración por la ocupación de los mamoncetes franceses, que al ver como quedaba su Capilla convertida en cuadra pasaron a San Miguel y luego a San Lorenzo, donde actualmente sigue.

Las Reglas de la Hermandad de la Soledad fueron aprobadas en 1557, haciendo procesión al Humilladero de la Cruz del Campo (entonces no existía la cerveza del mismo nombre) y en 1594 se le concedió la agregación a la Basílica de San Juan de Letrán, esta Hermandad tuvo una gran devoción en la época, en la que exigían en las Reglas de 1617 como condición para ingresar el ser de familia hidalga, excluyendo a los descendientes de moros, judíos y Castellanos nuevos, haciéndose hermanos de la misma títulos de castilla, gente de la nobleza y maestrantes, que por estos poseyó un grandísimo patrimonio, no siendo hasta 1862, cuando redactaron nuevas Reglas y admitieron el ingreso de personas de origen no nobiliario.

Perdió gran parte de sus enseres de plata y otras cosas más tras la ocupación francesa, por lo que se vio obligada a vender buena parte de ellos para construir a la Virgen un altar. Siendo sus cultos que celebraban en el pasado igual como hoy, todo un espectáculo por su maravilloso montaje.

Foto de Rafaes.

Un poco de historia sobre la Hermandad del Cachorro.


Dicen que en el siglo XVII, en el popular barrio de Triana fue hallada en un pozo o cueva una imagen de la Virgen a la que los vecinos construyeron un Humilladero para darle culto y luego una Capilla, en unas casas que pertenecían al convento de monjas del Dulce Nombre. Estos crearon una Hermandad de luz para dar culto a la imagen con la advocación de Patrocinio, habiendo otra versión, que dice que el origen de dicha Hermandad de la Virgen del Patrocinio estuvo formada por negros que vivían en Triana. Venerando estos a su Titular como Virgen del Rosario con Capilla propia en la calle Castilla, Hermandad que decayó por los pocos hermanos que tenía, pleitos y prohibiciones que tuvo por la autoridad eclesiástica y dominicos, los que tenían la exclusividad de la advocación de Rosario (para que luego digan tonterías sobre el racismo).

Al crearse otra Hermandad con el mismo título. Pero de blancos, decidieron unirse en una sola y cambiar la advocación  de la Virgen del Rosario por la de Patrocinio, para así evitar los pleitos de los muy temidos dominicos. Siendo en 1689 cuando se fusionó con otra Hermandad titulada del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Señora de la Paz (esa que tanta falta hoy le hace a nuestro mundo). Una hermandad, que parece haberse fundado hacia 1681 y estaba establecida en la Capilla del Patrocinio, la cual pasó a llamarse Cofradía del Santo Cristo de la Expiración y Nuestra Señora del Patrocinio, que durante los años de la Segunda República e inicios de la Guerra Civil sus cofrades establecieron turnos para proteger e impedir su saqueo o que incendiaran  la Capilla.

En el templo donde hoy se encuentra la popular Cofradía del Cachorro fue bendecido en 1960, proyectado por el arquitecto Aurelio Gómez Millán, quien incorporó la primitiva Capilla como Sagrario y recibiendo sus campanas de la espadaña los populares nombres de Virgen del Patrocinio, Virgen del Rocío y Virgen de la Esperanza, tres grandísimas advocaciones de este barrio trianero.

 Y antes de terminar comentar, que el Cristo de la Expiración, más conocido como <<El Cachorro>> es la obra cumbre del utrerano Francisco Antonio Gijón en 1682. Todo un portento de la imaginería barroca en Sevilla y en toda España.

Hermandad del Cachorro.


Las Santas Justas y Rutina de la Catedral.


Bellísima son las Santas Justa y Rufina, que se encuentran en su altar de la Catedral atribuida al grandísimo  imaginero Pedro Duque Cornejo, fundado por la familia Bécquer, en 1622, con una reja de la misma época.

 La Giralda que en el medio de las Santas vemos es obra de Juan de Dios. Procediendo las Santas Justa y Rufina de la Iglesia del Salvador de Sevilla, las cuales podemos ver por las calles de Sevilla en el Corpus Christi (ese que es más largo que un ciempiés y cansa hasta el mismísimo Hércules).

Foto de Rafaela Vega.

El Cristo del Perdón de la Catedral.


Podemos ver con nuestros ojos y no con el del... en el interior del doble arco de la maravillosa Puerta del Perdón de la Catedral un Ecce Homo con la advocación de Cristo del Perdón, de medio cuerpo en un altar de mármol, costeado por Sebastián de Santamaría, escribano del Cabildo y al que se le concedió sepultura en dicho sitio en 1725. 

Un Ecce Homo con un rostro sobrecogedor, que si usted como tantos otros es un poco despistados, pasará por dicha puerta mirando a todo menos a lo que verdaderamente tiene que mirar, los detalles, esos que se nos escapan y que Sevilla tiene una grandísima cantidad de ellos.

Foto de Arte Sacro.