miércoles, 11 de julio de 2018

Presidente.


Para poner fin a los toros y a las misas no hace falta un Presidente. Lo que si haría falta es un Presidente con dos cojones que quitase a toda la asquerosa morralla.