martes, 9 de junio de 2015

La Virgen del Cojín de la Catedral.


Bellísima y dulce es la Virgen del Cojín de la Capilla de Santiago de la Catedral sevillana. Un relieve en barro cocido y policromado, azul cobalto el fondo y blanco lechoso  las figuras de la Virgen con el Niño. 

El relieve  (mide 0,80 x 0,70 mts) y está atribuido al taller florentino cuatrocentista de Andrea della Robbia, en el que vemos a la Virgen acariciando el pie derecho del Niño y esté jugando con la toca de María sobre un almohadón o cojín colocado en su falda, de ahí su advocación del Cojín. Otra maravilla más de las tantas que la Catedral sevillana atesora, todo un mundo donde el arte habla por si solo.

Una de cuernos.


Si en España los cuernos en la cabeza de cualquiera se vieran, sin duda alguna sería la Ganadería más grande del Mundo.

Más mortadela.


Tal como está la cosa de chunga y que creo  no va a cambiar, en las bodas como otras celebraciones el San Jamón será sustituido por Santa Mortadela.

En España.


En España está más que demostrado, qué cuanto más nos roban y nos machacan más seguimos creyendo en el nada.

La Virgen de la Alcobilla de la Catedral.


Se encuentra la Virgen de la Alcobilla de la Catedral en la fachada de la Capilla de San Leandro, siendo su altar de estilo barroco del siglo XVII. 

La imagen de Nuestra Señora de la Alcobilla es pequeña y está realizada en barro policromado, la cual representa a la Piedad fechándose en 1506.

 Esta Virgen perteneció a la familia de los Pinelos, comerciantes genoveses y luego canónigos del Cabildo Catedralicio. Una Virgen más de la gran colección Mariana que la Catedral sevillana posee, todo un museo dedicado a la Madre de Dios.

Santiago el Menor de la Capilla de San Hermenegildo de la Catedral.


Esta imagen gigante del Santiago el Menor (2,04 metros) se encuentra en la Capilla de San Hermenegildo de la Catedral sevillana, identificándose por el garrote nudoso con el que sufrió martirio el Santo.

 De gran porte es y soberbio ropaje, obra atribuida al gran Pedro Millán en 1506 y que formó parte del cimborrio que cubría el crucero  catedralicio, para el que realizó nada más y nada menos que 28 esculturas Pedro Millán. Siendo esta de Santiago el Menor la que parece que ha llegado hasta nuestros días.

Santiago el Menor atribuido a Pedro Millán.

La Virgen del Pilar de la Catedral de Sevilla.


La magnífica imagen de la Virgen del Pilar se encuentra en una Capilla propia inmediata a la puerta del Lagarto, que perteneció al linaje de los Pinelos a partir del siglo XVI, siendo antes de los aragoneses que acompañaron al Rey Santo Fernando III en la Reconquista de la Ciudad y sede de la Hermandad de peregrinos y hospital de su advocación.

La advocación de la Virgen del Pilar de la Catedral sevillana va unida a la Virgen de Zaragoza. Pero con una composición distinta. Imagen que sostiene en el brazo izquierdo al Niño, que lleva en su mano izquierda la esfera terráquea y bendice con la diestra.

 Esta obra de arte está realizada en terracota policromada (1,55mts) y firmada por Pedro Millán en 1500, siendo si no la mejor, una de sus mejores obras y que por suerte ha llegado hasta nuestros días para disfrute de todos.