martes, 15 de noviembre de 2016

Las dos visitas de Juan Pablo II a Sevilla.


Vino Juan Pablo II la primera vez a Sevilla el 5 de Noviembre de 1982, primera visita que un Papa hace a Sevilla, quien fue recibido por el entonces Arzobispo de Sevilla Fray Carlos Amigo Vallejo, las autoridades civiles y por algunas parejas que bailaban y cantaban sevillanas en representación de la tierra (no me explico como no se arrancó a bailar Su Santidad).

 Desde el aeropuerto fue a la Pasarela, donde recibió del alcalde de Sevilla las Llaves de la Ciudad, para luego ir al campo de la Feria para la celebración del acto principal del Pontífice en Sevilla, la Beatificación de Sor Ángela de la Cruz, con la presencia de Su S. A. Real la Condesa de Barcelona en representación de la Familia Real, el Cardenal Bueno Monreal y muchísimas Hermanas de la Cruz. Para tal ocasión se levantó el altar de plata de la Catedral de Sevilla, obra del orfebre jerezano Juan Laureano de Pina, con un dosel ideado por el arquitecto Rafael Manzano y en lo alto una pintura de Sor Ángela de Antonio Joaquín Dubé.

La segunda visita a Sevilla de Juan Pablo II fue en el mes de Junio de 1993, con motivo del XLV Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Sevilla desde el 7 al 13 de dicho mes. Llegó Su Santidad poco después que entraba la Virgen de los Reyes por su Salida Extraordinaria de este 12 de Junio al aeropuerto de San Pablo, donde lo esperaban Sus Majestades los Reyes como otras personalidades, tanto religiosas como civiles, quien tras su recibimiento fue llevado a la Catedral y saludó a todos los miembros de la corporación local y se le entregó la Medalla de Oro de la Ciudad por el propio alcalde. Para luego subir al primer balcón de la Reina Giralda que da a la Plaza de la Virgen de los Reyes y dirigir su mensaje a los miles y miles de gente que esperaban al Papa, el que le dijo a los sevillanos estás bellas palabras: "Sevillanos, muchas gracias por esta acogida. Sois fuertes en la fe. Tenéis voces muy fuerte".

Juan Pablo II en Sevilla.



La Dolorosa de Montes de Oca del imaginario Hernández León .


Esta sublime Dolorosa, propiedad del imaginero Hernández León se encuentra en su colección desde el 17 de Diciembre de 1996, procedente de la Capilla Doméstica en el domicilio del conocidísimo anticuario don Andrés Moro de Sevilla.

La imagen parece ser, que fue realizada para el Convento de Nuestra Señora de los Reyes, en la calle Santiago, que pertenecía a la Orden de Dominicas descalzas. Dicha imagen ocupó un retablo de la Iglesia, la cual podría haber sido vendida por la comunidad al trasladarse al Convento de Santa María la Real de Bormujos (Sevilla) para sufragar algunos gastos de su nueva sede.

Estuvo la Dolorosa expuesta en el salón Alto del Apeadero de los Reales Alcázares, con motivo de los actos del Cincuenta Aniversario de la proclamación de la Virgen de los Reyes como Patrona de Sevilla y su Archidiócesis en 1996, que al no querer ninguna Hermandad dejar a su Dolorosa para dicho evento, el anticuario Andrés Moro dejo a la suya. Esta imagen aunque no esté documentada, por sus facciones, madurez y estilo nos hace pensar que es del imaginero José Montes de Oca en el siglo XVIII.

 Como curiosidad comentar, que la Dolorosa estaba antes arrodillada y en la Facultad de Bellas Artes se le adaptó el candelero que hoy tiene, portentosa imagen que muy pocos conocen.

Foto ABC.

Los pobres.



Los pobres, que palabra más triste y sin ironía tan pobre.

 Los pobres, de los que solo se habla en campañas electorales o en aburridas homilías que dejan dormido al más despierto.

 Los pobres, los que ni tienen voz ni voto porque de su misma pobreza a nada ya atinan, y diciendo la verdad, pocos son los que escuchan sus problemas. Pero van a Misa de Domingo y alguna que otra vez hasta una limosna al de la puerta dan, para no quedar bien con el pobre, para nada, sino para estar bien con Dios y ante las miradas hipócritas que ven como le da  la limosna.

 Los pobres, ¡ay, Dios mío! Esos pobrecitos, que tan pobres son, que solo tienen dos armas en esta puta vida y que no se la podrán quitar nunca: La Paciencia y la Esperanza.

        

La Corona de la Amargura.


Esta magnífica pieza como es la Corona, fue realizada por el gran orfebre Cayetano González en oro, la cual pesa cerca de 6 kilos y de la que necesito ocho meses para realizarla sin interrupción alguna, toda una joya para cualquier Museo. 

La Corona lleva ocho imperiales repujado a dos caras y calados en su labor, más sesenta y dos flores de azucenas que la ornamentan con tres brillantes por cada una, siendo las cabezas de angelitos trabajada por ambas caras de la ráfaga. Una joya para otra joya, la Virgen de la Amargura.

Corona de la Amargura.

La Corona de la Amargura en el Convento de las Hermanas de la Cruz.


La Corona de la Amargura en el Convento de las Hermanas de la Cruz .

Cuando se terminó de labrarse la maravillosa joya de la Corona de la Virgen de la Amargura, por la vinculación que existe con las Hermanas de la Cruz y la Corporación, tuvo esta el bonito gesto que fueran las primeras en ver la presea las Hermanas, para su disfrute y se extasiasen ante Ella. 

En esta entrañable foto vemos a las Hermanas alrededor de la Corona. Una foto que nos dejó para la historia de nuestras Cofradías de Sevilla el reconocido fotógrafo Serrano.

Foto de Serrano.

La Amargura, ¿de Roldán?.


La Amargura, ¿de Roldán?.

La maravillosa y señera imagen de la Virgen de la Amargura, se ha atribuido y se sigue atribuyendo por muchos historiadores al imaginero Hita del Castillo. Pero últimamente ha venido considerándose obra de Pedro Roldán o de su taller, y no me extraña nada si la comparamos con las portentosas y obra maestra de Pedro Roldán de la Virgen, la Magdalena y las Marías del grupo del Santo Entierro del Hospital de la Caridad, obra que está documentada por el maestro en 1684.

 Particularmente creo, que por los rasgos de la Amargura con otras Vírgenes de Roldán, que si no es de este es de algún discípulo de su taller, pero lo que si está claro es que sea quien sea su autor, dejó para Sevilla su obra cumbre.


Hospital de la Caridad.


Virgen de la Amargura. Foto de Ismael Castañeda.

Dos Salidas Extraordinarias de la Virgen del Rosario de Montesió.


Dos Salidas Extraordinarias de la Virgen del Rosario de Montesión.

Y ahora que está tan de moda y en boca las Salidas Extraordinarias, aquí traemos dos de la preciosa imagen de la Virgen del Rosario de Montesión: Una la del 24 de Noviembre de 1929, a la Magna Procesión catedralicia de la Virgen de la Antigua, donde vemos el Palio realizado por Victoria Caro en 1926, con el techo sin terminar, y la otra Salida Extraordinaria el 4 de Junio de 1939, con motivo de la finalización de la Guerra Civil.

Preciosa foto esta del fotógrafo  Sánchez del Pando. Donde recoge a la Virgen en su paso sin Palio y tocada con diadema por la calle Doctor Letamendi.

1929.

1939.

Dos fotos de Montesión de 1894.


Dos fotos de Montesión de 1894.

En la primera foto podemos ver al Señor de la Oración en el Huerto con ropajes bordados y en el antiguo paso de 1833, con los apóstoles que desaparecieron en 1936, y que fueron realizados por Hernández Couquet. Como curiosidad lleva  si nos fijamos bien en vez del olivo una palmera.

 Referente a la Virgen del Rosario, la vemos en un palio de terciopelo negro bordado por Eloísa Rivera en 1894, una corona decimononica y un humilde exorno floral de ramos cónicos, siendo éste palio  el que plasmó  el grandísimo pintor Joaquín Sorolla en sendas obras y que se encuentran en Madrid y Nueva York. Como verán y me vuelvo a repetir, las Hermandades son como una mina pero de historias, esas que muchos olvidan y solo hacen criticar por su gran desconocimiento de las mismas.

Montesión en 1894.