lunes, 26 de enero de 2015

Noto en las calles.


Noto en las calles una alegría esforzada, ya nada es como antes para el Pueblo Español.

El paso de 1929 del Cachorro.


Este paso del año 1929, tiene un diseño de Juan Pérez Calvo y talla de Francisco Carrero, siendo el autor de la parte escultórica el admirado y recordado don Antonio Castillo Lastrucci, con orfebrería de Jorge Ferrer. 

El paso fue vendido a la Hermandad de la Sagrada Cena de Jerez de la Frontera, la cual sigue sacando todo los Lunes Santo. Toda una joya ver procesionar a este paso por las calles de Jerez, el que forma uno de los conjuntos más bellos de la Semana Santa jerezana.

La Iglesia de San Martín de Sevilla y algunas curiosidades.


Se encuentra la Iglesia de San Martín situada en la bella Plaza del mismo nombre, y es de esas Iglesias que pertenecen a la Sevilla Oculta, siendo su origen según algunos historiadores el de una mezquita musulmana, que sobre ella fue construida, fijando otros su fundación en el siglo XV. La  Iglesia es de estilo gótico.

Posee la Iglesia un magnífico retablo mayor diseñado por Vermondo Resta y ejecutado por el escultor sevillano Diego López Bueno, en cuyo ático se encuentra un maravilloso Crucifijo de Francisco de Ocampo de 1606, destacando también la Capilla de la Divina Enfermera, cerrada con una reja del siglo XVII, unas imágenes de San Juan y San Marcos, obras de Ocampo y unos interesantísimos lienzos con pasajes de la vida de San Martín, realizados por el gran pintor Herrera el Viejo.

 El nombre de la Divina Enfermera le viene según la tradición, a que fue titular de un hospital existente en la antigua calle Correduría, hoy Doctor Letamendi, venerandose  bajo la advocación de Nuestra Señora de la O y de la Expectación del Parto. Esta imagen fue trasladada a la Iglesia de San Martín en 1583, cuando el Cardenal Rodrigo de Castro ordenó la reducción de los hospitales de Sevilla, estando bajo su altar el ilustre historiador Ortiz de Zuñiga, del que dicen sus biógrafos, que fue un gran devoto de esta Virgen y rezaba todos los días.

 Cuenta una leyenda, que cuando se procedió a la reedificación de la Iglesia, apareció en la obra que se estaba haciendo una caja de plomo, y dentro una espina que se atribuyó a la corona que llevó puesta Cristo el día de la Crucifixión. Reliquia que fue robada en 1657 y transcurrieron cerca de cuarenta años para que una persona anónima la devolviera de forma secreta.

La Santa Espina fue entregada en 1965 a la Hermandad del Valle por el Cardenal Bueno Monreal, y para terminar resaltar, que en esta Iglesia de San Martín  fue enterrado el hombre que hizo a Dios, Juan de Mesa y Velasco, encontrándose en la fachada de la Iglesia una lápida alusiva al enterramiento del escultor.




El retablo mayor y algunas curiosidades del Convento de la Encarnación de Sevilla.


El retablo mayor está presidido por un grupo escultórico de la Anunciación, estando a ambos lados San Juan Bautista y San Juan Evangelista, presidiendo el ático Santa Marta. Todas estas esculturas son de Francisco Dionisio de Ribas.

Como curiosidad resaltaremos algunas piezas interesantes que el convento posee, como una Virgen del siglo XVI, que se le llama la Porterita, porque se encontraba en un altar junto a la portería del antiguo convento. Una Virgen del XVI, llamada de la Leche, por representar el dar de mamar al Niño desnudo, una Virgen del Rosario conocida como la Madrina, porque preside todas las procesiones que se celebran dentro del Convento.

Y para terminar contaremos un caso insólito ocurrido en 1710. Pues debido a las grandes penalidades que atravesaba el convento y que la Autoridad eclesiástica no ayudaba a las monjas, igual que hoy, estas decidieron ir en manifestación al Palacio Arzobispal, para presionar al Arzobispo y que les diese medios económicos con los que poder salir de sus dificultades. Esta manifestación se produjo a la cinco de la madrugada e iba presidida por una gran Cruz, recibiendo el Arzobispo a las monjas y ayudándoles; pero  como castigo les retiró el voto comunitario. Siempre castigos. Pero a los de siempre.


Un día como hoy.Calle Cristo del Buen Viaje.


Un día como hoy 26 de Enero de 1947, el Ayuntamiento acuerda que la calle Buen Viaje se llame Cristo del Buen Viaje.