jueves, 7 de junio de 2018

Imbécilandia.


Imbécilandia. Parque que no entra un Imbécil más.

Cultura.


Es interesante la mancha de palurdos que hablan sobre el Ministro de Cultura cuando ellos son los primeros en no tenerla ni en el culo.

El Sepulcro-Bañera de Fray Diego de Deza.



Sonará extraño el título de este artículo para aquellos que no conozcan esta historia, pero créanme que no es inventada, y que como esta en Sevilla hay todo un enorme repertorio. Nos referimos al sepulcro de Fray Diego de Deza de la Capilla de San Pedro de la Catedral sevillana, donde vemos a Deza con un león a sus pies, que tiene su historia y también la contaremos.

Fray Diego de Deza es natural de Toro, y fue un gran teólogo ( no como los muchísimos que hoy abundan ), como también fue inquisidor Real de Castilla y Aragón y a quien los Reyes Católicos le confiaron la educación del Príncipe Juan, su único hijo varón. Deza fue Obispo de Zamora y luego de Salamanca, siendo esta ciudad donde falleció el Príncipe en brazos de su preceptor, al no querer Deza seguir en Salamanca pasó a ser Obispo de Jaén, para más tarde pasar a Palencia y en 1504 ser elegido Arzobispo de Sevilla, donde se ayudó bastante a los pobres en esa difícil y terrorífica época de la peste de 1507, por lo que sería conocido como Fray Diego El Bueno. No el malo como muchos que sirvieron a la Iglesia y siguen hoy sirviéndose, no sirviéndola.

Siempre vestía Fray Diego de fraile, llevando con él una enigmática piedra engarzada en su Cruz Pectoral, llamada del Sol, traída de América y de la que se decía que tenía virtudes medicinales y protegía del mal de ojo, ese que muchos hijos de putas nos echan a diario. Si esta historia de la piedra es curiosa, más lo es la del león que colocaba a sus pies como tratamiento del mal de gota, el que le regalaron siendo cachorro y sería mandado a capar, quitarle la dentadura y sus garras. Cuentan que el buen animal, mejor que muchos que van andando a dos patas, acompañaba al Obispo a todas partes, hasta cuándo decía Misa quedando muy tranquilo y correcto, lo que hoy no abunda cuando asistimos a la Misa por ejemplo de cualquier Hermandad.

Y ahora viene lo bueno, o mejor dicho, el caso más curioso y surrealista del Sepulcro-Bañera de Fray Diego, que al fallecer en 1523, fue enterrado en el Colegio de San Toma que él había fundado. Esta tumba fue profanada por el ejército francés, desapareciendo al completo los restos de nuestro Fray Diego de Deza, que cuando la Desamortización de Mendizabal y ser el Colegio utilizado como cuartel, la esposa hija de...de un alto cargo militar no se le ocurrió mejor idea que hacerse con el sepulcro una bañera, por lo que intervino el Ayuntamiento y entregó el Sepulcro-Bañera al Cabildo Catedralicio, los que acordaron colocarlo en la magnífica Capilla de San Pedro, fundada por un sobrino de Fray Diego El Bueno. Como verán, siempre en la historia hubo majaretas, tiranos e imbéciles sin escrúpulos.