miércoles, 23 de noviembre de 2016

Una ráfaga para la Virgen de la O y una diadema para el Nazareno.


Una ráfaga para la Virgen de la O y una diadema para el Nazareno.

Llevó la Virgen de la O de Triana hacia mediados del siglo XVIII una ráfaga, un estilo a las vírgenes de Gloria y nada de extrañar  aunque si sea curioso el tema. Pues antiguamente muchas Dolorosas la llevaron.

 Lo que si nos llama la atención y si nos extraña es la diadema en vez de potencias que llevó el maravilloso Nazareno de la O. La que no descartamos que hasta hoy fuera de Sevilla haya algún Cristo con diadema. 

Particularmente creo, que no se le puede decir a esto moda, para nada, más bien costumbres antiguas. Pues la palabra moda la dejamos para estos tiempos de tantos Leonardo da Vinci, que no inventan simplemente copian, eso es moda no lo antiguo.

En la foto podemos ver al Cristo de San Agustín de Sevilla con diadema, o mejor dicho con aureola y en la segunda al magnífico Nazareno de la O con sus potencias.


Que bueno somos.


Que bueno somos por las desleales redes sociales. Si en lo real, que es la vida fuéramos igual no habría tantos Hijos de Putas ¿no?.

El antiguo paso gótico de San Bernardo


Estreno la Hermandad de San Bernardo en 1881 un paso de estilo gótico para el Cristo de la Salud, obra del taller de José de la Peña y Ojeda. Este paso era de dimensiones más pequeñas a lo que estamos acostumbrado a ver, por pasar la Cofradía por calles tan estrechas en aquella época como Guzmán el Bueno o Faviola.

El paso fue cedido a la Hermandad de los Negros de Sevilla entre 1897 y 1899, para reanudar su Estación de Penitencia a la Catedral sevillana. Dicho paso fue a parar a la Hermandad de la Vera-Cruz de Utrera, y de esta Hermandad paso a otras del mismo pueblo.

Crucificado antiguo de San Bernardo en el paso de 1881.

Curiosidades cofradieras. El Paño del Valle de Maireles.


Curiosidades cofradieras.

 El Paño de Maireles del Valle.

El pintor Francisco Maireles Vela fue el primero que realizó el paño de la Verónica de la Hermandad del Valle en 1980.

No se puede decir la verdad .


Vivimos en un País que no se puede decir la verdad de uno, sólo aquella que los otros quieren escuchar.

Niño Jesús vestido de turco en el monasterio de Santa Paula.


Curioso es este Niño Jesús vestido de turco. Niño que se utilizaba antiguamente en el monasterio de Santa Paula para la celebración de la santa misa dedicada a los cristianos cautivos en Turquia. 

Hoy habría que utilizarlo para todos aquellos cautivos de la crisis por culpa del maldito poder del hombre, ese que lentamente va matando hasta al propio Mundo.

La Capilla Sacrameta de Santa Julián.


La Capilla Sacramental de la iglesia de San Julián se encuentra en la cabecera de la nave de la Epístola, cuya Corporación eucarística se fusionó en 1967 con la Hermandad de la Hiniesta. 

Dicha Capilla tiene un techo raso decorado con florones y en su centro una pintura de la Virgen de la Hiniesta Gloriosa, que reproduce un grabado decimonónico, con una reja en su entrada que muestra la inscripción: AÑO MCDXLIX con el escudo de la Hermandad. Esta Capilla tras los incendios sufridos por la Parroquia en 1932 y 1936 ha perdido un grandísimo patrimonio.

La desaparecida Capilla Sacramental de Santa Lucía.


Pocas noticias se tienen de la Capilla Sacramental de la desaparecida Iglesia de Santa Lucía, solo González de León nos da unas pinceladas de ella junto a José María Tassara.

 Nos dice el historiador González de León de la Capilla Sacramental, que se encontraba en el lado de la Epístola y que era pequeña con reja de madera, colgada de damascos de sedas con una Inmaculada en su retablo  de montañés, (muy normal teniendo en cuenta, que antes casi todo se le atribuía al artista de Alcalá la Real). Mientras que José María Tassara nos dice, que el altar estaba coronado por un lienzo del Crucificado, y que contaba con veinticuatro cuadros pequeños pintados representando varios Santos y grupos de niños con atributos de la Pasión, siendo trasladado dicho retablo por los sucesos revolucionarios a la Parroquia de Gibraleón, donde lamentablemente desapareció en 1936.

Parece que entre las obras más sobresalientes entre la Capilla Sacramental de Santa Lucía fue el lienzo de la Institución del Santísimo Sacramento, obra del pintor Francisco Varela en 1645. A pesar de todo lo que Sevilla perdió, sigue siendo hoy un cofre gigante lleno de arte e historia, lo que  demuestra la grandeza que siempre tuvo esta bendita Tierra.

Templo de Santa Lucía en un grabado de Richard Ford.

El Niño Jesús de la Hermandad de la Amargura.


Este maravilloso Niño Jesús es muy desconocido, pero a la vez muy visto, pasando desapercibido por estar en el altar mayor con la Reina de la Amargura y el Discípulo Amado, obra de Francisco de Dionisio de Ribas en1644. 

La imagen del niño Jesús venía de la Sacramental de San Juan de la Palma, hoy fusionada con la señera Hermandad de la Amargura. Esta imagen procesionó en el cortejo del Corpus Christi de Sevilla en los años 20 del siglo XX.

Una vez más podemos ver la historia de nuestras queridísimas Cofradías gracias a esos grandes fotógrafos que nos legaron a una Sevilla que se nos fue, como el gran fotógrafo SERRANO.