lunes, 14 de marzo de 2016

Franco en Sevilla.


Imágenes del pasado.

Franco con su mujer y su hija presenciando las procesiones en Sevilla en 1940.

Fernando Marmolejo.


Imágenes del pasado.

Se ve a un joven Fernando Marmolejo en su taller de orfebrería, genio que entre todas las grandes obras que hizo para Sevilla destaca el Camerín de la Esperanza Macarena. Obra cumbre del artista.

Manolete.


Imágenes del pasado.

Manolete, la seriedad en el ruedo con un rabo cortado a un toro de Villamarta en la Maestranza un 20 de Abril de 1941.

Jose López.


Imágenes del pasado.

Aquí va esta foto dedicada a todos los sevillistas, en la que se aprecia al Capitán del Sevilla José López con la Copa de Campeón de Liga 1945-46.

Eva Perón.


Imágenes del pasado.

Eva Perón visita la Macarena siendo nombrada camarera de honor de la Madre de Dios, el 17 de Junio de 1947.

La Macarena.


Imágenes del pasado.

Traslado de la Esperanza Macarena desde San Gil a su nuevo Templo el 19 de Marzo de 1949.

Calle Laraña.


Imágenes del pasado.

La calle Laraña antes del ensanche.

Martínez de León.


Imágenes del pasado.

El dibujante y pintor Andrés Martínez de León, creador del personaje «Oselito» en su estudio.

Juana Reina.

Imágenes del pasado.

Juanita Reina, la más grande de las damas de la canción española y Macarena por los cuatro costao.

Alfonso Grosso.


Imágenes del pasado.

El pintor Alfonso Grosso en su estudio, posando junto a su obra y el natural.

Belmonte.

Imágenes del pasado.

Muerte de Juan Belmonte el 8 de Abril de 1962, en trágicas circunstancias en su finca de «Gómez Cardeña». 

Impactante foto donde vemos al maestro amortajado con la túnica de hermano de la Hermandad del Cachorro.

Los Príncipes ante la Esperanza de Triana.


Imágenes del pasado.

Los Príncipes don Juan Carlos y doña Sofía, ante la Esperanza de Triana en 1963.

Coronación de la Macarena.


Imágenes del pasado.

El Cardenal Bueno Monreal corona a la Macarena en presencia del Alcalde Hernández Díaz.

Cartel de Semana Santa de Juan Miguel.


Carteles de Semana Santa.

Un cartel de Semana Santa muy querido, es la primera vez que se trata el tema de un paso y en este caso no podía ser otro que el de la Macarena.

Es el cartel  muy luminoso, y lo plasmó el artista Juan Miguel Sánchez con el lema de «Luz y Gracia de Sevilla».

Cartel de Semana Santa de José Morell.


Carteles de Semana Santa.

En el año de 1946, José Morell Macías hace este cartel, que por primera vez se separan las dos fiestas, por lo que los elementos feriales  están ausentes. 

Dos nazarenos, uno con estandarte y otro con cirio encendido guardan una luminosa Cruz cuyo palo mayor es la Giralda. A sus pies el escudo de la ciudad y su lema es «Alba sevillana».

Cartel de Semana Santa de Tomás Ruiz.


Carteles de la Semana Santa.

Tomás Ruiz Vela hizo este cartel en 1947, cómo se puede ver esto del monaguillo no es nuevo ni mucho menos inventado en los últimos tiempos como muchos creen. 

Aquí se ve en primer plano al monaguillo y tras el dos nazarenos abriendo hacia el paso de palio.

Cartel de Semana Santa de Juan Miguel.


Carteles de Semana Santa.

Es Juan Miguel Sánchez el artista que hace este cartel en 1948, de la Verónica mostrando en primer plano el Paño Santo, el que más tarde sera muy repetido por otros artistas de Sevilla y de fuera también.

Cartel de Semana Santa de Vicente Flores.


Carteles de Semana Santa.

Cartel de Vicente Flores Navarro en 1949, de la salida de un paso de palio. Un cartel simple y muy publicitario con vistas al turismo.

Cartel de Semana Santa de Francisco Mariscal.


Carteles de la Semana Santa.

Cartel de Francisco Mariscal Serrano hecho en 1950.

 El autor crea un cartel donde el símbolo es tratado con sencillez.

Cartel de Semana Santa de Tomás Ruiz.


Carteles de la Semana Santa.

Tomás Ruiz Vela hace este cartel en 1952, en el que se ve un paso de palio y también dos nazarenos, uno con trompeta y otro con farol.

Cartel de Semana Santa de Guillermo Bonilla.


Carteles de la Semana Santa.

Guillermo Bonilla García hace este cartel en 1959 de dos nazarenos, uno con la Cruz de Guía y el otro con farol apareciendo la Giralda al fondo.

Cartel de Semana Santa de Luis Arenas.


Carteles de la Semana Santa.

El recordado y gran fotógrafo Don Luis Arenas Ladislao hace este cartel en 1961. 

Es el primer año que se convoca bases independientes para boceto y para fotografía, por lo tanto tenemos la primera fotografía premiada por el jurado y que abre una nueva puerta en la cartelería. La foto recoge a dos nazarenos por una típica calle del Barrio de Santa Cruz.

Cartel deSemana Santa de Haretón.


Carteles de la Semana Santa.

Haretón hizo este bello cartel en 1962 , quien creó una composición fotográfica al asociar dos fotos y superponerlas.

Cartel Semana de Santa de Luis Arenas.


Carteles de la Semana Santa.

Cartel de don Luis Arenas Ladislao en 1967. El autor recoge al Cristo del Calvario.

Yacente de Alfonso Grosso.


Pintores de Sevilla.

Magnífico cuadro del Cristo Yacente en lienzo de 70x125 centímetros, obra del inolvidable pintor don Alfonso Grosso (hacia 1945).

Curiosidades cofradieras. Jesús Despojado.


Curiosidades.

La Hermandad de Jesús Despojado salió en 1990 de la Iglesia de San Gil, una jornada que no olvidarán nunca los hermanos por culpa de la lluvia. 

Cuentan las crónicas que aquello hizo llorar hasta al más descreído, cuando a la Virgen bajo la lluvia le interpretó la Banda de Música  Virgen de las Aguas.

Curiosidades cofradieras. Susto en la Paz.


Curiosidades.

Un gran susto y solo esto gracias a Dios sufrió la Hermandad de la Paz el tercer día de su Quinario, el 8 de Marzo de 1979, una pavesa prendió fuego a la saya de la Virgen y empezó a arder, quedando el rostro afectado y el que restauró don Fernando Arquillo.

Siempre estará.


Nunca nadie estará perdido en la Esperanza cuando lo que siente su corazón lo tiene tatuado, nunca, porque cuando se cree de verdad en su Esperanza, nada ni nadie te puede hacer perderla, esa que cuando los problemas nunca terminan a Ella acudimos para que la carga de estos, nos sean más llevadero. Por esto cuando un solo día en mi pensamiento no te llevo te digo: Esperanza, Esperanza Virgen mía, nunca me olvides y dime en nuestro silencio, que siempre  a mi vera estará Tu Esperanza.

Y es tan grande.


Y es tan grande el amor que tus hijos hacia ti sienten Macarena, que aunque supieran que el mundo mañana termina, a Ti flores te llevarían por Resolana. 

Y es tan grande el amor que tus hijos hacia ti sienten, que te dirían que el mundo no termina, que solo se irían a otro mundo, el de tu Esperanza, Macarena.

No es lo mismo.


No es lo mismo estar vacío de Esperanza, que estar lleno de Tu Esperanza, Macarena, esa a la que muchísimas veces nos abrazamos cuando cuenta nos damos, que solo Tú Esperanza nos queda, Macarena.

                   Foto de Peña.

Todo está preparado.


Y todo ya está preparado Macarena, todo. Sevilla esta engalanada para recibirte como siempre, con los brazos abiertos, los balcones abiertos, para que Tu Esperanza pase al hogar y bendiga a los que lo habitan, las calles abiertas quedarán para que las impregnes con Tu Esperanza hasta la próxima Madrugá, las Hermanas de la Cruz con los brazos abiertos te recibirán e impaciencia a tu vuelta al cielo de San Gil y todos los sevillanos a tu encuentro irán, y cuando digo todos, me refiero a los que no creen. Pero que un día al verte cuenta se dieron,  que la Esperanza existe, esta viva, es de San Gil y se llama Macarena.

La Virgen de la Estrella.


Sublime obra del siglo XVII atribuida al "Dios de la Madera" Juan Martínez Montañés, de 1,68 m. de alto y Estrella que ilumina a Triana y Sevilla todos los Domingo de Ramos.

Esta imagen representa un dolor inmenso, tan inmenso, que conmueve hasta al no creyente, siendo la belleza de su rostro todo un poema de dolor a la Virgen, que la hacen una de las obras maestra de la imaginería no solo ya de Sevilla, sino de toda España.

La Virgen trianera fue restaurada por Peláez del Espino en 1977, la cual porta en su mano derecha un valioso Lignum Crucis  ejecutado en oro de ley por el afamado orfebre Fernando Marmolejo  Camargo de  1959. Una imagen para no perdérsela en su salida procesional por el puente el Domingo de Ramos, donde con su radiante rostro eclipsa hasta el mismísimo SOL.

La Virgen del Rosario de Montesión.


La magnífica Virgen del Rosario se encuentra en la Capilla de Montesión, obra atribuida del último cuarto del siglo XVI de 1,68 m. de alto, imagen que ha estado  mucho tiempo atribuida a la gubia de Pedro Roldán y a su hija Luisa,  <<La Roldana>>, la cual no tiene nada que ver por ser la imagen mucho anterior.

 La cabeza de la Virgen se inclina suavemente hacia la derecha, la que antiguamente lucía una cabellera suelta y que le fue retallada por Francisco Buiza en 1976. Es una imagen de bellas facciones y con un gracioso hoyito en la barbilla, lo que le hacen ser una de las grandes Dolorosas de la Semana Santa sevillana, constando documentalmente que la Hermandad de Montesión ya le daba culto a la Virgen bajo está advocación a finales del siglo XVI.

Foto de Ayala.

El imaginero Jerónimo Hernández.


Fue tutor del gran imaginero Jerónimo Hernández en 1557 Juan Bautista Vázquez <<El Viejo>>, estando considerado Jerónimo Hernández como uno de los más representativos de los imagineros castellano que se vinieron a Sevilla durante el último tercio del siglo XVI y fundador de la escuela local de imagineria.

 También fue aparte de imaginero, arquitecto de retablos, quién tuvo relaciones profesionales con su suegro el conocidísimo Hernán Ruiz II, que influyó bastante en la formación del artista.

En Sevilla dejó Jerónimo Hernández imágenes de la grandeza como: el Niño Jesús y el Cristo Resucitado en 1582,  que la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús unida a la de La Quinta Angustia hoy conservaba. El Niño atribuido a Jerónimo Hernández es una de las primeras versiones de este tema que se conoce en el arte sevillano , siendo sin duda alguna sino el más conseguido, uno de los que mejor representan dicho tema, y referente al Resucitado, magistral imagen en la que resalta la perfección de las líneas de su cuerpo, la que le dan tan sublime perfección que en cualquier Museo se podría exhibir, sin olvidarnos del Crucificado de la Siete Palabras de la Iglesia de San Vicente, obra atribuida al mismo artista y que podemos ver por las calles de Sevilla todos los Miércoles Santo.