domingo, 14 de abril de 2019

La Virgen de la Soledad de la Roldana de Puerto Real.




Fue en el año 1688, cuando Doña Luisa Roldán, más conocida como "La Roldana" y su marido, Luis Antonio de los Arcos regalaron al Convento de los Padres Mínimo de San Francisco de Paula de Puerto Real, la maravillosa y una de las mejores Dolorosas de Andalucía como es Nuestra Señora de la Soledad, obra de "La Roldana". Tal magistral regalo lo hicieron para que la Dolorosa fuera entronizada en un capilla del Convento, a cambio de que todos los Viernes de Dolores se celebrará sermón, misa cantada y responso por las almas de la escultora, su marido y otros familiares.

Es Luis Antonio de los Arcos, quien firmó la escritura en nombre de su mujer Luisa Roldán, por lo que se deduce sin ninguna duda que es obra de la genial artista. Pues el marido aparte de ser imaginero y un grandísimo pícaro no tenía la calidad suficiente para hacer tal obra maestra de la imaginería.

La Dolorosa es de candelero, y esta hecha en madera de cedro policromada, ojos de vidrio pintados, pestañas postizas y tiene cuatro lágrimas. Mide 1,50 metros de altura y gracias al historiador gaditano Enrique Hormigo Sánchez, que encontró el documento de la autoría de la imagen, hoy sabemos que es de "La Roldana". Imagen que pertenece a la Venerable y Real Cofradía de Penitencia de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo. Siempre vinculada a la tutela de los frailes mínimos hasta su exclaustración en 1835.

Comentar como curiosidad, que la Portentosa Dolorosa de Puerto Real es la única obra documentada de "La Roldana" en toda Andalucía. Lo que la hace ser una de las grandes obras maestras de la imaginería no sólo de Andalucía, sino de toda España por su exquisitez.