viernes, 18 de agosto de 2017

Rezar.


Rezar está muy bien, reconforta y hasta nos ayuda. Pero cuando pierdes un hijo en un atentado de tres años no sirve absolutamente para nada.