martes, 21 de enero de 2020

Todo el mundo en general, la copla inmaculista.


Foto ABC.


Fue el 23 de Enero de 1615, cuando en Sevilla los versos que compuso Miguel Cid (no confundir con el Cid Campeador), salieron a la calle Vázquez de Leca, Bernardo del Toro y Miguel Cid con un grupo de franciscanos del convento de San Diego cantando estas coplas inmaculistas.

 Hoy con tantos anticatólicos, gilipollas e imbéciles lo tomarían esto a pitorreo, pero en aquella época no era así, gracias a Dios. Además, gustó tanto, que tanto jóvenes como mayores la cantaron, los niños en las escuelas y los mayores por las calles y plazas públicas, una melodía que se oía por toda la ciudad y no como otras hoy a todo altavoz en un coche con los cristales bajados sonando la mayoría de las veces temas mamarracho.

Dice el estribillo de Miguel Cid:
Todo el mundo el general
a voces, Reina escogida,
diga que sois concebida
sin pecado original.