jueves, 8 de septiembre de 2016

El ser humano.


El ser humano es tan vanidoso y prepotente, que cuando hace alguna obra de caridad tarde o temprano la saca a relucir. Es como un veneno que en la sangre lleva.

No manden cartas certificadas.


No manden cartas certificadas a Hermandades de renombre. Se la pasarán por el nabo la Junta.