martes, 2 de abril de 2019

El Cristo de la Colegiata de Osuna de Juan de Mesa.


Foto de Burguillo.



En la fantástica Colegiata de Osuna (Sevilla) podemos ver este maravilloso Crucificado realizado por Juan de Mesa y Velasco en 1623, por un encargo de Diego de Ontiveros, canónico de la Colegiata. En el contrato de dicha imagen que se conserva, aparece que la imagen se encarga para un oratorio particular que existió en el templo hasta los años setenta.

Si se han fijado bien,  se habrán dado cuenta del parecido del Crucificado con el de a Hermandad sevillana de los Estudiantes, siendo este de Osuna de una grandísima calidad por la etapa de madurez del artista cordobés, destacando su sublime rostro, lo que lo hace ser uno de los mejores Crucificados de Mesa.

Pasado un tiempo, el maravilloso Crucificado empezó a salir en procesión, a hombro por los canónigos de la Colegiata el Jueves Santo después del Miserere. Fundándose en 1929 la Hermandad del Santísimo Cristo de las Misericordia, Nuestra Señora de la Piedad y San Juan Evangelista, la que hoy sigue saliendo en procesión. Una imagen digna de ser visitada.




El Cristo de la Buena Muerte de la Catedral de la Almudena.



Se encuentra en la Catedral madrileña de la Almudena en su presbiterio la portentosa imagen de un Crucificado muy parecido al de la Hermandad sevillana de los Estudiantes, con la advocación de la Buena Muerte realizado por El escultor Juan de Mesa y Velasco en 1621 para la Iglesia del Colegio Imperde Madrid. Estuvo en esta Iglesia hasta 1936, donde un incendio destruyó el edificio y  gracias a Dios la Imagen de Mesa se pudo salvar a pesar de haber sufrido daños importantes.


En el curioso contrato de ejecución fechado el 16 de Marzo de 1621, se estipula claramente que debería de parecerse al de la Casa Profesa de Sevilla, para que lo entendamos, al maravilloso Crito de la Buena Muerte de la Hermandad sevillana de los Estudiantes. Dos joyas, una en Madrid y la otra en Sevilla, pero hermanas a la vez.