jueves, 20 de agosto de 2015

El retablo de la Iglesia de San Roque de Sevilla.


El retablo actual de la iglesia de San Roque fue realizado en el siglo XX para sustituir al que fue quemado en 1936, retablo que está realizado en madera el cual se compone de banco, tres cuerpos y ático. Se  halla una serie pictórica del apostolado y Cristo resucitado atribuidas al pintor Pablo Legot a mediados del siglo XVII,  a excepción del San Bartolomé.

El primer cuerpo de retablo está presidido por una hornacina en la que se encuentra la Virgen del Carmen, imagen realizada en el siglo XIX. En las calles laterales podemos ver las pinturas de San Mateo, Santiago el Menor, Santo Tomás y San Matías. En el segundo cuerpo también hay una hornacina, la cual tiene una imagen contemporánea de San Roque, y en las calles laterales  vemos como en el primer cuerpo las pinturas de San Juan Bautista, San Juan Evangelista, Santiago el Mayor y San Bartolomé y en el tercero presidiéndolo Cristo Resucitado, encontrándose a los lados San Simón y San Andrés, San Pedro y San Felipe, siendo rematado todo este bellísimo conjunto por un moderno lienzo de la Virgen de los Reyes. Patrona de Sevilla.

La locura.


La locura es un don. Pero el ser un perro no tiene definición, más que nada por el pobre animal.

Conocerte.


Conocerte fue lo ideal, para darme cuenta que la maldad existe.

Ninguna locura.


No es ninguna locura el ser Macareno ni estar enamorado de ese Barrio que lleva por nombre el de la Virgen de las Vírgenes, la Macarena. Pero si fuese una locura, bendita sea la mía hasta el final de mis días, Macarena.

Foto de P. Gitana.

La tumba de Castillo Lastrucci.


Se encuentra enterrado el gran imaginero don Antonio Castillo Lastrucci en la iglesia de San Julián, bajo la bellísima Piedad que realizó en1949. Está enterrado en esta Iglesia por ser hermano honorario y por petición de la Hermandad , siendo sus restos depositado en 1995, habiendo fallecido en 1967 a los 85 años de edad. 

En el mausoleo reza:
Aquí bajo sus más queridas imágenes descansa el Ilustrísimo Señor don Antonio Castillo Lastrucci 1882-1967.

La Inmaculada de Alonso Cano de la Iglesia de San Julián.


Se encuentra en la nave del Evangelio de la Iglesia San Julián una magnífica Inmaculada tallada en madera policromada de Alonso Cano entre 1633 y 1634, la cual mide 1,41 centímetros de altura y está atribuida al gran artista  desde 1800 por Ceán Bermúdez.

La portentosa imagen de la Inmaculada tiene un gran movimiento bastante conseguido, estando relacionada con la Inmaculada de la Parroquia de San Andrés, que también está atribuida a Alonso Cano. Imagen que procede de la Campana (Sevilla y no donde empieza la Carrera Oficial), donde estuvo en la Capilla Sacramental, siendo en 1779, cuando se trae a Sevilla a la Parroquia de Santa Lucía, época donde se creía  que la bella imagen era obra del maestro Martínez Montañés.

Dicha imagen permaneció en Santa Lucía hasta la Revolución de 1868, año que  fue suprimida la Parroquia y sus vienes  pasaron a la de San Julián, donde gracias a Dios no fue pasto de las llamas del incendio del 8 de Abril de 1932 y hoy podemos seguir admirándola.

El retablo mayor de la Iglesia de San Julián.


El retablo mayor de la Iglesia de San Julián es una recomposición efectuada con elementos diferentes del siglo XVII y principios del siguiente. Su procedencia parece ser que viene de Carmona (Sevilla), retablo que está compuesto por banco, un cuerpo de tres calles y ático.

El cuerpo del retablo está presidido por las imágenes de la Virgen de la Hiniesta de Gloria, encontrándose en sus calles laterales los lienzos de la Inmaculada y Santa Beatriz de Silva del siglo XVII. Y en su ático un lienzo con la representación de la Apoteosis de San Francisco y un bello relieve de la Inmaculada de 1700.

Foto de ABC. Retablo mayor de la Iglesia de San Julián.